22 enero, 2014
Escrito por Jaume Navarro

Un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) ha revelado la situación de empleo futuro respecto a las tendencias actuales.

El estudio denominado “Tendencias mundiales del empleo 2014. ¿Hacia una recuperación sin creación de empleos?”, recoge que en 2013 el número de parados aumentó en cinco millones, mientras se continúa con políticas de austeridad, por lo que de seguir así, los autores aseguran que en 2018 habrá 13 millones de desempleados más.

Una cifra que se sumará a los 202 millones de personas que buscan trabajo, están dispuestos a trabajar y no pueden hacerlo. En la actualidad la tasa alcanza el 6% a nivel mundial, para ello se ha de tener en cuenta que el paro es un problema de los países avanzados, en los países subdesarrollados no existe prácticamente paro.

La OIT informa que desde el estallido de la crisis en 2008, alrededor de 23 millones de trabajadores en todo el mundo dejan de buscar activamente empleo por la pérdida de esperanza que crea el “desánimo y llevar mucho tiempo en el desempleo”.

El trabajo también destaca este problema entre los jóvenes, de los que un cuarto de la población entre 15 y 29 años no tiene empleo.

Los datos que se registran no ofrecen mejores perspectivas de futuro en materia laboral, ya que aumenta el desempleo de larga duración a nivel mundial, al igual que lo hace el empleo precario.

Asimismo el número de trabajadores pobres crece considerablemente alcanzando la cifra de 839 millones de trabajadores que viven con menos de dos dólares al día, representando más de un cuarto del total de trabajadores (26.7%).

Otro campo analizado es el empleo sumergido, que se registra principalmente en países en desarrollo y desarrollados, y que alcanza una tasa del 20%.

Por ello la OIT denuncia que los Gobiernos destinan pocos recursos a la inversión en políticas de empleo y sí a políticas macroeconómicas que favorezcan la creación de empleo. La organización exige a los países a “destinar más recursos a las políticas sociales y al mercado de trabajo”.

“En 2011, los países de la OCDE que cuentan con instituciones prácticas relativamente avanzadas en la materia, destinaron menos del 0.6% del PIB en promoverlas. Si se doblan los recurso hasta el 1.2% del PIB, podrían crearse 3.9 millones de empleos” concluye la OIT en su trabajo.

Añade el primer comentario !

Escribe una respuesta