11 diciembre, 2013
Escrito por Jaume Navarro

Las últimas caídas de la tasa de empleo tienen su explicación en mayor medida en este fenómeno emigratorio. La frustración de las expectativas que los españoles tienen sobre el mercado laboral condiciona a la marcha del país de casi 40.000 ciudadanos en tan solo los seis meses.

El estudio del Instituto Nacional de Estadística (INE) ha presentado las Cifras de Población provisionales de los seis primeros meses del año, donde desvela la salida neta de 39.690 españoles.

En total desde enero hasta julio han emigrado de España 259.227 españoles y han entrado en el país 134.312 personas. Comparando estas cifras con las de 2012, se han marchado fuera un 10% de españoles más y se han incorporado un 11% menos.

De entre las 259.227 personas que emigraron de España, 39.690 tenían nacionalidad española y 219.537 tenían otra nacionalidad. Mientras que de los 134.312 habitantes que accedieron al país, 14.831 tienen nacionalidad española y 119.482 otra nacionalidad.

Según el informe del INE, esta emigración neta de ciudadanos de nacionalidad española ha aumentado en un 71%.

En lo que llevamos de 2013 el saldo migratorio es un 50% más alto que el semestre anterior, alcanzando una cifra de 124.915 personas menos.

Con una población actual de 49.609.652 personas, la reducción comparada con la del año anterior a 1 de julio cuando España sumaba 49.750.000 habitantes, es de un 0,31% menos. La población total española continúa con la tendencia de 2012, cuando se redujo la población total en 90,326 personas.

Los emigrantes de nacionalidad no española, son ciudadanos que vuelven a sus países de origen porque no encuentran las oportunidades que vinieron buscando. Alejados de sus familias, dejando atrás toda una vida y sin nada más en sus maletas que la ilusión de poder dar una vida digna a sus familias, estos inmigrantes vinieron en su día a España. Ahora asolados por el alto desempleo y las precarias condiciones laborales salen como emigrantes de vuelta a su país de origen.

El principal país receptor de emigrantes españoles es Ecuador, seguido de Reino Unido y Francia.

El estudio revela que la emigración se lleva consigo a familias enteras, de las que algunos integrantes han nacido en España. Esto ocurre en el caso de los emigrantes a Ecuador donde de 4.908 españoles emigrados allí, 1.648 habían nacido en España, lo mismo ocurre con los 770 de los 1.769 emigrantes españoles que se han dirigido a Colombia, los 782 de los 1.692 que han ido a Venezuela y los 660 de 1.371 que han emigrado a Argentina.

Añade el primer comentario !

Escribe una respuesta