6 noviembre, 2013
Escrito por Maria Molina

Recomendar1,"og_object"

No importa si la cámara tiene 8 megapíxeles o si la memoria interna es de 16 GB; ahora lo importante en un teléfono móvil es que encripte la voz y los datos personales.

Después de que el ex oficial de la CIA Edward Snowden revelara las escuchas de Estados Unidos; la venta de dispositivos con encriptación de voz y datos personales se ha disparado.

“La demanda de móviles encriptados es increíble. En un par de semanas ha crecido en diez veces” comenta Sven Kramer, trabajadora de la empresa “Secusmart” especializada en la fabricación de estos dispositivos, al diario alemán “Rainer Frankfurter”.

El incremento en Alemania de la demanda de estos teléfonos móviles está relacionado con el espionaje de la NSA al teléfono de la canciller Angela Merkel.

El precio de un dispositivos con encriptación de voz y datos personales oscila entre 1.700 y 2.500 euros, un elevado coste que solo pueden permitirse gobiernos, agencias estatales y ciudadanos con amplias cuentas corrientes.

Deutsche Telekom y Secusmart son los suministradores alemanes de estos teléfonos confidenciales. La eficacia de los móviles con encriptación de voz es tan alta, que “se necesitarían 149 billones de años para romper sus códigos“, según el jefe de Secusmart Hans-Christoph Quelle.

Los comentarios no estn activados