18 noviembre, 2013
Escrito por José Ferrando

Desde que empezara la crisis en 2008, las viviendas en propiedad han perdido casi un 50% de su valor, y ello se ha reflejado a su vez en el precio de los alquileres.

La baja de estos precios ha causado que el Índice de Precios al consumo (IPC) haya perdido su representatividad como actualizador automático de los contratos arrendatarios, y por ello cada vez más inquilinos intentan renegociar estos contratos a la baja.

El valor de venta de los pisos se ha depreciado entre un 30% y un 40%, pero las viviendas vacías que permanecen en stock aún han incidido más en las caídas debido a la excesiva oferta sin compradores. Arrenta, la Asociación para el fomento del Alquiler y acceso a la Vivienda calcula que hay más de 500.000 viviendas vacías en el mercado de alquiler.

Por otro lado, según un informe realizado por la empresa Fotocasa, España sigue siendo de manera eminente un país de propietarios, aunque cada vez más personas son partidarias del alquiler. En apenas dos años el número de personas que viven de alquiler se ha incrementado en un 4%, y hoy en día casi la mitad de los españoles prefieren alquilar que comprar.

Los precios de la vivienda en alquiler han caído un 5,7% durante 2013. Pero si tomamos como base los precios del arredamiento en 2007, antes de la expansión de la crisis económica, la caída acumulada del sector se sitúa en cantidades superiores al 30%.

baja el alquiler en España

El precio medio de un alquiler en España es actualmente de 659€, un 5% menos que en noviembre de 2012. Según los datos que se manejan actualmente, el alquiler cae cada vez más deprisa; sin embargo si se hubieran incrementado los arrendamientos conforme al IPC los precios deberían haberse incrementado, lo que demuestra el alejamiento de los contratos del IPC como medio de actualización de los precios del mercado de viviendas en alquiler.

Lo positivo para las personas que viven de alquiler es que los precios se han incrementado menos que el coste de la vida, tanto en contratos nuevos como en contratos ya firmados. Además, el incremento de oferta ha llevado a los actuales arrendatarios a ofrecer un alquiler de mayor calidad para mantener su competitividad en el mercado, por lo que los ciudadanos del Estado se encuentran cada vez con mejores pisos y a un precio menor.

Los comentarios no estn activados