9 enero, 2014
Escrito por Jaume Navarro

Bitcoin comienza el nuevo año consagrándose como una moneda fuerte, pese a no tener el control de ningún organismo. Su fuerte y constante crecimiento ha habilitado la posibilidad de su utilización para numerosas compras.

Por ello, son diversos los gobiernos que pretenden controlar y proponer mecanismos para regular su utilización.

Bitcoin atisba en el nuevo año un crecimiento del mercado al que tiene alcance, ya que cuenta en la actualidad con 150.000 direcciones bitcoin, contra las 35.000 con las que contaba hace un año.

La progresión de la moneda, daba lugar en 2013 al curioso caso del joven noruego que se compraba una casa con los beneficios que le habían generado sus bitcoins.

La principal casa de cambio de bitcoins, Mt.Gox, abría el 1 de enero de 2013 a un precio por bitcoin de 10,2 euros y cerraba el año a 579,9 euros por moneda, lo que supone un crecimiento anual del 5.570%. En la actualidad se ofertan más de 12 millones de bitcoins, pero la demanda se mueve en el mismo sentido, por lo que el precio continúa creciendo.

El crecimiento de la moneda virtual vino empujado por la crisis del euro, que hizo incluso caer al sistema de la casa de cambio. Esto provocó cierta tensión en los consumidores de bitcoin, que poco a poco se fue recuperando hasta el boom que ha experimentado en 2013.

La burbuja en que se vio inmersa la moneda atrajo a grupos de inversores “cortoplacistas”, grandes especuladores se adentraron en el mundo de los bitcoins e incluso los fondos buitres se han visto seducidos por el incesante crecimiento de la moneda.

El precio del bitcoin ha llegado a estar rondando los 1.000 euros, pero las continuas informaciones vertidas por los organismos de poder hicieron que el precio descendiese e incluso se redujese a los 550 euros, después de que el Gobierno de China anunciase que sus bancos no aceptarían el bitcoin en ninguna de sus transacciones.

Y es que China fue uno de los organismos que pretendían controlar la moneda virtual.

El Gobierno de los EEUU también estudia la importancia de esta criptomoneda, que incluso ha llegado a debatirse en el Senado. Algunos senadores alarmaban del riesgo que conlleva el bitcoin, con la que se pueden vender “armas, pornografía infantil e incluso sicarios”.

Por otro lado el actual presidente de la Reserva Federal de EEUU, Ben Bernanke, declaraba que esta moneda virtual puede conllevar a “promesas a medio-largo plazo” para lograr sistemas de pagos más rápidos y seguros.

En Europa la Autoridad Bancaria Europea ha comunicado que depende de cada país, así Noruega va a establecer impuestos como a cualquier producto financiero, mientras Dinamarca no reconoce ninguna figura jurídica.

zp8497586rq

Los comentarios no estn activados