7 agosto, 2013
Escrito por Angela De la Vega

La recomendación que hizo el Fondo Monetario Internacional la semana pasada sobre una bajada del 10% de los salarios en España ha sido bien recibida por Bruselas.

Olli Rehn, vicepresidente económico de la Comisión Europea, ha defendido la medida y considera que los sindicatos y la patronal deben realizar las negociaciones necesarias para llevar la actuación a cabo.

El comisario, a través de la web en la que escribe, manifestó la creencia de que “los actores que lo rechacen frontalmente cargarían sobre sus hombros con una enorme responsabilidad nacional por los costes sociales y humanos”.

Tras esto, el dignatario europeo menciona los recientes datos del desempleo en el mercado laboral español asegurando que las cifras deben interpretarse siendo “cautelosamente positivos” ya que nuestro país debe seguir flexibilizando el mercado de trabajo.

El comisario europeo propone que España renueve los Pactos de Moncloa y que los agentes económicos se reúnan y hablen para terminar acordando un pacto que convenza a todos y que permita beneficiarse de la reforma laboral.

Según Rehn es necesaria la flexibilidad salarial y crear un modelo en que sea posible reducir los salarios un 10% como mínimo. Todo ello en dos años.

Esta es una medida muy popular entre los círculos liberales, sin embargo no garantiza una mayor contratación por lo que los agentes demandantes de fuerza de trabajo deberían aceptar un compromiso con los oferentes y contratar más.

A su vez, las autoridades deberían favorecer el proceso de creación de empleo reduciendo las tasas pagadas a las Seguridad Social en concepto de contribuciones salariales.

Esta reducción de costes laborales supondría, según Rehn, una reducción del desempleo junto con una baja inflación, lo que fomentaría el consumo y aumentaría la demanda agregada con el consecuente crecimiento de empleo de nuevo.

Las protestas en España no se han hecho esperar. El economista Niño Becerra considera que estas medidas no crearían puestos de trabajo.

“Estamos en unos momentos -y esta postura va a durar aún- en que lo que está de moda es la solución milagro y salvadora: el turismo, las exportaciones, la Reforma Laboral, la rebaja de salarios. Pues nada. A bajar salarios toca” expone el catedrático.

Añade el primer comentario !

Escribe una respuesta