14 enero, 2014
Escrito por José Ferrando

La Agencia de Tasaciones Inmobiliarias Tinsa ha elaborado el Índice de Mercados Inmobiliarios Españoles (IMIE) de 2013, en el cual se cierra el año fiscal 2013 con un descenso del mismo hasta los 1.384 puntos básicos.

En diciembre el precio medio de la vivienda sufrió una caída del 9,2%, calculado en términos interanuales. El histórico del precio de los inmuebles en España acumula ya una caída del 39,4% desde que se alcanzaran los montantes máximos en diciembre de 2007.

Geográficamente, es la costa mediterránea la que ha sufrido un mayor descenso de los precios de las viviendas, con una caída interanual del 11,7%, seguida inmediatamente de las capitales y grandes ciudades españolas, en las cuales el precio de las viviendas registró un descenso del 11%. Las comunidades autónomas donde menos descendió el costo de comprar un inmueble fueron las Islas Canarias y las Baleares.

La caída acumulada de los precios desde diciembre de 2007 se sitúa en un 47,2% en la costa del Mediterráneo, un 43,6% en capitales y grandes ciudades, y casi un 30% en las comunidades insulares.

El descenso constante de los precios de las viviendas durante estos últimos cinco años ha contribuido a la crisis del sector del ladrillo, que también ha visto como durante el último lustro se ha reducido la cantidad de compraventas de inmuebles nuevos.

Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), la caída de los precios está estrechamente relacionada con el retroceso en la compra de pisos nuevos, que registra un descenso del 22,1% hasta el punto de tocar un mínimo anual de 9.823 transacciones.

Las viviendas de segunda mano tienen una caída menos acusada, de algo más de un 10%, y de forma global son más demandadas que las de nueva construcción, ya que registraron un total de 12.024 operaciones de compraventa en 2013.

Igual que la caída del precio, la caída de la compraventa también ha sido desigual a lo largo y ancho del Estado. Andalucía es la autonomía dónde se da una mayor compraventa de inmuebles, con un total de 4.360 operaciones, seguida de la Comunitat Valenciana y Catalunya. Navarra, Cantabria y La Rioja fueron las comunidades en las que se realizaron menos transacciones de este tipo.

Por último, señalar que la compra de fincas urbanas cayó el año pasado en casi un 10%, mientras que la compraventa de fincas rústicas se incrementó casi en tres puntos porcentuales.

Añade el primer comentario !

Escribe una respuesta