4 febrero, 2014
Escrito por José Ferrando

Por segunda semana consecutiva los datos de las cotizaciones en bolsa arrojan resultados negativos en un ambiente de incertidumbre y desorientación bursátil que necesita de algún estímulo estabilizador que impida una espiral bajista de las cotizaciones.

Las volatilidad de los mercados emergentes y las tasas de cambio de sus divisas están en la base de estos malos resultados que se vienen registrando. Además, las bolsas siguen a la espera de que este viernes los Estados Unidos publiquen los datos de paro del mes de enero y a que el Banco Central Europeo se reúna el próximo jueves.

Sin duda el contagio entre las bolsas ha sido mayor del deseado, tal y como registran las caídas en Wall Street estos últimos días. El Dow Jones ha comenzado su andadura en febrero con una caída superior al 2%, mientras que el otro índice de Nueva York, el Nasdaq, se desploma un 2,61% y pierde más de 100 puntos.

A ello se suma la falta de información que tienen los mercados sobre el procedimiento de retirada de estímulos a la banca, ya que la nueva presidenta de la FED, Janet Yellen, aún no ha aclarado si seguirá a rajatabla el plan ideado por Ben Bernanke o si por el contrario cambiará el ritmo del mismo.

Sin embargo, las peores noticias de la jornada se las lleva de momento la Bolsa de Tokyo, que ha sufrido hoy un descalabro en toda regla al perder más de cuatro puntos porcentuales, arrastrada por los malos resultados de Wall Street en la jornada de ayer. Estas caídas han afectado especialmente a tres sectores muy permeables de la economía japonesa, como son la minería, la maquinaria y los activos relacionados con metales no ferrosos.

El Nikkei registra su cuarta jornada consecutiva de acusados descensos, lo cual sumado a los malos datos de la Bolsa de Nueva York incrementa aún más las pérdidas en las bolsas Europeas. Ayer, la bolsa de Milán perdía un 2,6%, la de Lisboa un 1,40% y el Dax un 1,29%.

España, especialmente afectada por la crisis de los emergentes por sus inversiones en Argentina, aún teme que Brasil se vea arrastrada hacia la crisis cambiaria, y se tiñe de rojo varios días consecutivos.

Tras los buenos datos de hace apenas dos semanas en las cuales el IBEX 35 superaba los 10.000 puntos básicos, la Bolsa de Madrid lucha ahora por no bajar de los 9.700 puntos. La jornada de hoy, que ha abierto a la baja, alterna esta dinámica con ligeros repuntes momentáneos.

Añade el primer comentario !

Escribe una respuesta