26 julio, 2013
Escrito por Rodrigo Cortiña

CaixaBank ha obtenido un beneficio de 408 millones de euros durante el primer semestre, un 146% más que el año pasado debido a las integraciones de Banca Cívica y el Banco de Valencia, todo pese a haber destinado 5.383 millones a dotaciones.

Según ha informado este viernes la entidad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), en el marco de estos saneamientos ha “cubierto anticipadamente” el impacto de los nuevos criterios de clasificación y provisión de las operaciones refinanciadas, con un aumento de las provisiones asociadas de 540 millones.

CaixaBank tiene actualmente un core capital del 11,6% y una liquidez de 64.604 millones, un 18,4% del total de los activos del grupo y tiene una morosidad del 9,75%, con un ratio de cobertura del 75%, por lo que se puede afirmar que es una entidad que se encuentra en un buen estado financiero.

Los ingresos de la entidad catalana han alcanzado los 3.629 millones de euros de margen bruto, un 6,3% más respecto el mismo periodo del año anterior, y el margen de intereses asciende a 1.959 millones, un 9,7% más, mientras que el margen de explotación ha caído un 57,3% hasta 789 millones, después de haber realizado un ajuste de plantilla con un coste extraordinario de 821 millones de euros.

Con Banca Cívica y Banco de Valencia, CaixaBank se ha consolidado como “la entidad líder del mercado español” con 13,8 millones de clientes, unos activos de 350.989 millones de euros y un volumen de negocio de 526.552 millones de euros.

Las sinergias previstas para este año ascienden a 423 millones de euros, mientras que las sinergias totales a partir del 2015 aumentan hasta los 682 millones, un 9,1% más que la previsión inicial de 625 millones.

Añade el primer comentario !

Escribe una respuesta