10 diciembre, 2013
Escrito por Jaume Navarro

La Agencia Tributaria ha informado de un gasto de 698.824 euros por parte de la Infanta Cristina e Iñaki Urdangarin que provenía de la sociedad Aizoon y se destinó a la reforma del palacete de Pedralbes propiedad del matrimonio.

Los Duques de Palma supuestamente podrían estar utilizando la propiedad para blanquear el dinero proveniente del Instituto Nóos.

Hacienda asciende a 436.703 euros la cantidad que los Duques destinaron desde las cuentas de Aizoon para la rehabilitación de su vivienda entre 2004 y 2006 y 262.120 euros serían fondos utilizados para adquisiciones personales desde 2004 a 2010.

El juez José Castro ha otorgado un plazo de cinco días a las partes para que se pronuncien sobre la imputación de la Infanta. El magistrado ha trasladado la información proveniente de la Agencia Tributaria a las partes personadas en el caso Nóos para que puedan emitir alegaciones sobre la consideración de imputar a la hija del Rey. Los delitos que se le pueden imputar a la Infanta Cristina son blanqueo de capitales y delito contra la Hacienda Pública.

En el informe de Hacienda, aparecen las operaciones cargadas desde la tarjeta de la Infanta Cristina y de Iñaki Urdangarin, tarjetas bancarias pertenecientes a la cuenta de Aizoon. El importe total de la tarjeta de la hija del Rey Juan Carlos asciende a 109.299 euros. Entre los gastos realizados por esta tarjeta de titularidad de la Infanta Cristina aparecen 627 euros en ropa infantil, 854,3 euros en ocio infantil y 352 por servicios hosteleros.

El Grupo de Delincuencia Económica de la Policía Nacional en Baleares, puso a disposición del juez un informe que relata el pago de 139.000 euros en adquisición y montaje de un total de 72 muebles y elementos de hogar.

Entre los gastos aparece la compra a través de Aizoon de una estantería de 5.895 euros, un sillón de 1.552 euros, una mesa de 2.665, una alfombra de 3.450, un “pouf de 968, diez sillas de piel por 9.550 euros, dos sofas por 10.143 o dos cortinas por 5.580, todos ellos comprados a la empresa Rosa Cerveto Marta Mas S.L.

El arquitecto Marc Viader, que llevó a cabo la reforma del Palacete, declaraba ante la Policía Nacional haber recibido 20.000 euros provenientes de Aizoon para la rehabilitación del domicilio de los Duques en Barcelona.

Entre otros cargos a la cuenta de la sociedad Aizoon destacan los gastos de 707 euros en clases de salsa y merengue, 6.672 por clases de “coaching” o 800 euros por celebraciones de cumpleaños.

La Fiscalía Anticorrupción se opone a la imputación de la Infanta

El pasado mes de abril el juez Castro imputó a la hija del Rey, pero quedó en suspenso tras el recurso de la Fiscalía de Anticorrupción.

El fiscal Anticorrupción Pedro Horrach entregó el pasado 14 de noviembre un escrito con su oposición a la imputación de la Infanta, porque entendería no haber indicios de delito contra la Hacienda Pública y blanqueo de dinero, que le atribuye solo a Urdangarin.

Horrach manifestaba que el mero hecho de ser socia al 50% de Aizoon no implicaba que la hija del Rey conociese los movimientos que su marido empleaba para el fraude.

Los informes de los técnicos de Hacienda recogían serie de “sólidos indicios” de facturas falsas, entre las que se encontraba una venta de tierras por parte de la Infanta por valor de 1,43 millones de euros tras la compra por 6 millones del Palacete.

Otro informe desvelaba que la Infanta se alquilaba a sí misma la propiedad de Pedralbes. Doña Cristina firmó un contrato fraudulento donde ella era arrendataria y arrendadora, cuyos gastos se desviaban a Aizoon.

Añade el primer comentario !

Escribe una respuesta