24 febrero, 2014
Escrito por José Ferrando

El pasado viernes 21 de febrero terminó el plazo legal para que Iberian Partners, empresa embotelladora de Coca-Cola en España, llegara a un acuerdo sobre el Expediente de Regulación de Empleo que pretende llevar a cabo en varias fábricas españolas. Trabajadores y sindicatos consideraron que las medidas propuestas por la firma eran insuficientes, y se llegó a la fecha límite sin alcanzar ningún acuerdo.

Tanto Iberian Partners como Coca-Cola son conscientes del daño que está provocando a su imagen todo este asunto de los ERE, y ya hay cifras no oficiales que reflejan un descenso de compra de los refrescos superior a un 30% en algunas zonas de España.

Por ello la embotelladora trató de cambiar el ERE a los trabajadores por un sistema de bajas voluntarias y recolocaciones, aunque se seguirían cerrando cuatro plantas en la geografía española.

Los sindicatos consideran que esta actuación está incompleta: “solo han presentado dos ofertas, la inicial y la final. Y lo que se constata es la total falta de vocación de negociar que tienen”, declaran fuentes oficiales de FEAGRA-CCOO.

trabajadores de cocacola protestando por el ERE

La “alternativa” presentada por Iberian Partners reduce en apenas 10 personas los afectados por la fusión, por lo que se mantendrían los despidos, bajas y recolocaciones en 1.190 en todo el Estado. Lo que la empresa proponer para ello es mantener un equipo de trabajadores en el área de soporte de Valencia y los almacenes de Colloto (Asturias) y Palma de Mallorca.

El punto más polémico son las bajas voluntarias, que sustituirían a los despidos forzosos y consistirían en 45 días de salario por año con un tope de 42 mensualidades mas una prima adicional de 10.000 euros.

También se han ofrecido recolocaciones para 481 personas que aun no tengan la edad para prejubilarse: aquellos trabajadores que así lo quisieran podrían trasladarse a otros centros de trabajo y recibirían una indemnización de 15.000 euros mas una ayuda mensual de 500 euros durante dos años, en concepto de vivienda.

Por último las prejubilaciones tendrían condiciones de cobro del 80% del salario hasta extinción del contrato a los 63 años con una revalorización del 1% anual. Para los que ya tengan edad de jubilarse habría una indemnización de 20 días por año con un máximo de 12 mensualidades (el mínimo legal establecido).

Pero como era de esperar los trabajadores no han aceptado estas condiciones, que fueron calificadas como insuficientes y poco ventajosas para personas que llevan trabajando muchos años en la empresa y que de la noche a la mañana se verían abocados a una situación de desempleo con pocas perspectivas laborales en el corto y medio plazo.

Coca-Cola cerró el año 2013 con una caída del 5% de los beneficios interanuales, que se situaron en torno a los 8.580 millones de dólares (6.230 millones de euros). Aunque lejos de tener problemas, la empresa no atraviesa su mejor momento, y el cuarto trimestre de 2013 registró un beneficio un 8% menor que el mismo periodo del año anterior.

Por el contrario, Pepsi, la mayor competidora de Coca-Cola en ventas de refrescos, logró incrementar un 9% su margen de beneficios en 2013, llegando a los 6.740 millones de dólares.

Añade el primer comentario !

Escribe una respuesta