6 febrero, 2014

Coca – Cola en un intento de abrir nuevas vías de mercado y sortear el temporal económico complicado que esta viviendo en sus adentros ha decidido comprar la firma de café Green Mountain Coffee. Así pues, esta adquisición se debe a que la firma planea lanzar refrescos en cápsula, algo que empezó con el café y que ya se practica también con otro tipo de bebidas como las mismas infusiones.

Esta operación se ha cerrado por valor de 1.250 millones de dólares, y se enmarca dentro de un acuerdo global para la colaboración conjunta en la nueva andadura que prevé la firma de refrescos de vender por cápsulas. Una fórmula, la de las cápsulas, que se aplicará a todo tipo de bebidas que posee la marca como Fanta, Sprite o Powerade.

Consumo-excesivo-refrescos-causan-osteoporosis-1121808

De este modo, según anunciaron desde la propia Coca-Cola en un comunicado se trata de una colaboración por valor de 10 años que presume ser muy fructífera. “Juntos, podremos aprovechar las muchas oportunidades de crecimiento en el segmento de las bebidas frías monodosis a partir de cápsula”, aseguró el consejero delegado de Coca-Cola, Muhtar Kent.

Según reza en dicho acuerdo, Coca-Cola compraría 16,68 millones de acciones de Green Mountain a 74,98 dólares cada una, lo que supondría una operación que asciende, como ya se adelantaba al principio del texto a unos 1.250 millones de dólares. Un acuerdo que ha ayudado a que las acciones de Green Mountain Coffee se disparen en un 52% en las operaciones electrónicas tras del cierre de Wall Street.

En el lado opuesto está el caso de la firma SodaStream, una firma de refrescos que ya comercializa un sistema parecido para elaborar refrescos en casa y que tras el anuncio de Coca-Cola vio como sus acciones caían casi un 8%. Por el momento, no hay fecha para la comercialización de este producto pero seguro que llega antes de lo que se puede pensar.

Añade el primer comentario !

Escribe una respuesta