15 agosto, 2013
Escrito por Angela De la Vega

La factura de la luz es una de las mayores preocupaciones de todo aquel que lleve una casa, sea de alquiler o con una hipoteca, máxime si la coyuntura es de crisis y si, además, hay en ciernes una reforma energética que penaliza el bajo consumo.

Ante esto, ¿debemos ahorrar o consumir? Aunque la nueva reforma castigue más a aquellos que menos energía gastan es mejor siempre consumir cuanto menos ya que ello nos permitirá disponer de mayor renta para emplearla en otras cosas.

Por eso en Bolsaclick hemos preparado una lista de consejos a seguir para ahorrar en energía.

1. La colada, mejor si es de noche. Algunos no lo saben pero la energía es más barata en el intervalo que va desde las 10 de la noche hasta las 12 del mediodía si se contrata un tipo de tarifa especial.

Recibe el nombre de ‘tarifa con discriminación horaria’ y es muy útil para quienes puedan usar los electrodomésticos a estas horas. También es conveniente llenar la lavadora o el lavaplatos lo más posible y usar agua fría.

2. El termostato sin excesos. No es nada nuevo pero siempre viene bien recordar que un aparato de aire acondicionado enfría igual a 24º C que a 19ºC.

Lo mismo para la calefacción en invierno. Siempre es mejor tener el termostato a 24ºC que a 30ºC. Además, la diferencia en el consumo es mucho mayor cuanto más extrema es la temperatura.

Esto se debe a que el trabajo que realiza la máquina es exponencialmente mayor pero no así el resultado que se obtiene. Esto también sirve para las neveras.

3. A mejor que B. La clasificación de electrodomésticos y bombillas según su rendimiento es crucial para el ahorro. Las bombillas de bajo consumo, las fluorescentes compactas, tienen una calificación A, lo cual indica que usan mejor la electricidad ya que consumen menos e iluminan mejor.

Las incandescentes de toda la vida reciben una clasificación E puesto que la mayor parte de la energía se disipa en forma de calor. Esto mismo puede aplicarse a todo tipo de electrodomésticos.

4. La educación del ahorro. Los profesores nos decían en el colegio que apagáramos las luces cuando no se usasen, que no dejásemos el televisor encendido si no íbamos a verlo. Y tenían razón.

Es necesario hacer partícipes a los que nos rodean de este tipo de comportamiento que previene el derroche de un bien escaso como es la energía.

5. Aislamiento, indispensable. El calor o el frío puede disiparse muy fácilmente con el consiguiente gasto energético. Para el ahorrador energético es preferible si el hogar está aislado térmicamente.

Las ventanas de climalit o una capa de fibra de vidrio en las paredes pueden ser útiles y ahorrarle cientos de euros.

6. Potencia contratada la justa. Una acción que puede ahorrarle cientos de euros al año es contratar la potencia necesaria. Para ello, las páginas web de muchas compañías tienen calculadoras que pueden estimar cuánto va a consumir como máximo y el nivel de potencia que debe contratar. Esto supone, en algunos casos, un ahorro de hasta 500 euros.

Añade el primer comentario !

Escribe una respuesta