24 enero, 2014
Escrito por Jaume Navarro

A pesar de que continuamente aparezcan declaraciones públicas sobre la recuperación de la economía española y el aumento de la inversión, la economía real no está notando ninguna mejora e incluso las empresas y los trabajadores cada vez se encuentran en una peor situación.

Es imprescindible realizar una buena planificación de los costes y estudiar los gastos para localizar aquellos que no sean necesarios.

Según varios expertos existen varias medidas que permiten reducir costes en la empresa al mismo tiempo que incrementan la productividad de la misma.

En estos momentos, con la perspectiva económica que tienen las pymes, el objetivo es hacer viable la empresa e intentar “mantenerla a flote”.

Uno de los consejos que pueden servir a cualquier empresa es reducir los gastos mejorando el servicio al cliente. Estructurando un equipo bien formado, se incrementa la probabilidad de que los clientes insatisfechos no devuelvan un producto.

El hecho de tener clientes satisfechos no reduce gastos pero aumenta el número de potenciales clientes.

Otro punto a tener en cuenta es la revisión de contratos con proveedores y acreedores. La costumbre de permanecer con las mismas condiciones puede llevar a que se está pagando por servicios o bienes por encima de los precios de mercado.

En la actualidad, con el descenso de la demanda, es posible negociar nuevos contratos en los que se reduzcan los costes a cambio de aumentar el periodo del acuerdo.

La planificación es otro de las herramientas que pueden aumentar la eficiencia de la empresa y reducir los costes. Convocar reuniones diarias o semanales donde se marquen los objetivos diarios puede incrementar la productividad.

Para ello puede servir la asignación de un tiempo máximo de realización para medir la producción potencial que se es capaz de conseguir.

Un cuarto consejo es la reorganización del espacio productivo, el despacho, la mesa, la oficina, etc. A pesar de que a simple vista no se resulte una medida sólida, aporta una liberación mental que aporta un clima psicológico apto para el incremento de la productividad y de la creatividad.

Por último, uno de los principales costes en una empresa son las comunicaciones. Las facturas de telefonía suelen ser muy altas. En un momento donde existen diversas herramientas para comunicarse por mensajes de textos instantáneos, correos o llamadas a través de Internet.

Es aconsejable renegociar las tarifas para que introduzcan llamadas y tarifas de Internet y así poder cambiar la rutina de comunicación de la empresa.

Añade el primer comentario !

Escribe una respuesta