27 julio, 2014
Escrito por Pedro Cortés Soto

Según la opinión de aquellos que más saben en economía, el hecho de realizar una buena planificación antes de hacer un viaje al supermercado de turno con el fin de abastecernos puede suponer un gran ahorro para la, en la mayoría de los casos, maltrecha economía familiar y a la larga ese ahorro puede ser de cantidades bastante cuantiosas de dinero. Es evidente que esta planificación requiere un esfuerzo por nuestra parte pero el hecho de tener la posibilidad de llegar a ahorrarnos algo más de 1.000 euros al año bien merece un esfuerzo por nuestra parte.

El proceso a seguir, al menos en esencia, es bastante sencillo. El primer paso consiste en hacer un barrido por todos los supermercados y pequeños establecimientos de alimentación para identificar donde están los mejores precios y ofertas de aquellos productos que vamos a llegar a necesitar. Es muy importante elaborar con sumo cuidado una lista de la compra con todos consumibles básicos que tengamos que adquirir y es estrictamente necesario ceñirnos a ella a raja tabla, sin salirnos un ápice de lo que en ella hay anotado.

La segunda fase de nuestro plan de ahorro implica hacer acopio de cuantos folletos de publicidad de supermercados seamos capaces de recopilar. Y tras visionarlos todos, identificar y señalar cuales son las promociones y ofertas que más convienen a nuestro bolsillo. El último lugar deberemos dividir el gasto que tenemos pensado realizar por categorías y comprar en función de esas categorías que hemos señalado. Un ejemplo práctico de este método sería: utilizar los lunes para comprar comida, los martes para productos de limpieza, los miércoles de higiene personal y así sucesivamente con todas las áreas en las que hayas dividido tu lista de la compra.

Una cosa que conviene no perder de vista es que las mejores ofertas no siempre son las más baratas. Debemos tener en cuenta, además de los precios de los productos de un determinado establecimiento, su ubicación. Ya que si esta tienda está muy lejos el desplazamiento y el tiempo invertido en él, podría costar más de lo que nos ahorramos con la oferta que nos ofrecen. El desplazamiento encarece el producto.

Como término medio y para que más o menos puedas hacerte una idea de cómo ese transporte encarece el producto, piensa que cada kilómetro que recorras con el coche para ir a hacer la compra implica 10 céntimos más a la cuenta final.

En la red también encontramos herramientas que nos pueden facilitar ese propósito de ahorrar en nuestra cesta de la compra. En concreto existen páginas que funcionan de manera similar a los comparadores de hoteles, viajes o seguros. Concretamente hablamos de una página catalana elcomprador.cat que analizan las ofertas que cuatro importantes cadenas de supermercados hacen de más de 28.000 productos, las cadenas analizadas por esta web son: El Corte Inglés, Caprabo/ Eroski, Carrefour y Mercadona. Utilizar una herramienta virtual de este tipo podría ayudar a que ahorraras en tu cesta de la compra un 15% por cada cesta.

Esta página web que de momento solo funciona a nivel de la comunidad de Cataluña, está siendo un gran éxito y cuenta ya con más de 500 usuarios registrados, una media de 125 euros por cada una de las compras realizadas y con más de 110 clientes fieles en el poco tiempo que esta web lleva en funcionamiento.

Añade el primer comentario !

Escribe una respuesta