14 diciembre, 2013
Escrito por José Ferrando

Los empleadores raramente hacen su mejor oferta a la primera, por lo que los candidatos a un puesto de trabajo que negocian su salario antes de firmar el contrato suelen ganar más que los que no negocian.

Además, las personas que al menos intentaron negociar su salario son percibidas desde la empresa de una manera más positiva, ya que demuestran habilidades que pueden aportar mucho a la empresa.

En algunos casos, la no-negociación de salario al empezar en una compañía puede hacernos perder cientos de miles de euros a lo largo de toda nuestra carrera, considerando que cambiemos de compañía unas 3 o 4 veces a lo largo de nuestra vida.

Margaret Buj, que trabaja como reclutadora y escribe en Career Attraction, asegura que al intentar negociar un salario más alto, el trabajador está demostrando su capacidad diplomática y negociadora en una cuestión delicada, y que esto es beneficioso para la empresa.

Sin embargo, Buj recalca que “depende de cómo se pregunte“. Antes de hacerlo la persona debe saber cuánto vale y mentalizarse para negociar el salario con mucha confianza en sí misma.

Según un reciente estudio al respecto, el 73% de los empleadores aseguran que no se sienten ofendidos cuando los trabajadores negocian su salario. De hecho, un 84% de los mismos aseguran que esperan que las personas que postulan a un puesto de trabajo negocien su salario durante las entrevistas.

Un 87% de los empleadores asegura que nunca ha rescindido una oferta de trabajo después de negociar un salario, y ninguno de los empleadores encuestados ha despedido a un empleado por pedir un aumento del sueldo. Sin embargo, en este mismo estudio, un 4% de los empleados sí que asegura haber sido despedido de su puesto de trabajo tras haber pedido un aumento de sueldo, y un 19% asegura que se les rescindió la oferta de trabajo tras haber negociado su sueldo en la entrevista.

Un comentario para “Cómo negociar un salario más alto: ¿Por qué no hay que tener miedo?”

  1. En el término medio seguramente estará la realidad de hoy en día. Es cierto que es complicada la situación para cualquier empleado en que se vaya a pedir un aumento, o negociar el salario al alza en una entrevista. Tal vez en este segundo caso sea más habitual, puesto que se está en plena fase de negociación. En el caso de pedir un aumento hay que saber medir el momento y la forma para que no sea contraproducente.

    Muchas gracias por la información, me parecen unas reflexiones muy interesantes.
    Que acabéis de pasar un buen día,
    Judit.

Escribe una respuesta