29 noviembre, 2013
Escrito por José Ferrando

El éxito de la moneda Bitcóin ha atraído a programadores virtuales de diferentes países que se han atrevido a entrar en el mercado de divisas virtuales.

Aunque todavía están pendientes de reunir los documentos requeridos para solicitar la licencia al Banco Central de Rusia, los criptógrafos rusos inventores de la nueva moneda virtual, Copper Lark, ya publicitan en internet las bondades del novedoso sistema de transacciones monetarias encriptadas que incluirá su nueva moneda.

Y es que las alarmas saltaron cuando, tras la revalorización de Bitcóin, se empezaron a producir robos en masa de la moneda por parte de hackers que mediante phishing lograron hacerse con grandes cantidades de la sobreestimada moneda virtual.

Los creadores de Cooper Lark, para evitar estos problemas, crean un bloque cifrado a la hora de cambiar o transferir una determinada suma de dinero. “Un proceso que apenas requiere unos cuatro minutos”, tal y como defienden los usuarios de un foro dedicado a la nueva moneda. El método de encriptación propio utilizado por estos criptógrafos es diferente del que utilizan el resto de monedas virtuales, un algoritmo que fue premiado en 2012 por el Instituto Nacional de Normas y Tecnología de EEUU.

El fundamento del sistema de Copper Lark es la igualdad entre todos los participantes, mientras que bitcóin favorece mucho a sus fundadores y a las primeras personas que adoptaron la moneda. Un nuevo inversor de Bitcóin nunca podrá ganar más que otro que ya participaba en el negocio desde antes.

La moneda virtual rusa no solo servirá para ahorrar y cambiar dinero, sino para poder ganarlo. Además, el sistema asegura que sea el ordenador, y no el internauta, quien genere esta rentabilidad gracias a sus “capacidades de procesamiento de datos a la red mundial a cambio de remuneración en forma de divisa encriptada“.

Mientras, los inversores avisan de que las monedas virtuales basan su valor en la simple oferta y demanda, por lo que su valor es muy volátil y no tienen ninguna clase de producción empresarial ni economía estatal que las respalde. Las divisas como Bitcóin y Copper Lark podrían hundirse con la misma facilidad con la que han visto incrementado su valor.

Los comentarios no estn activados