12 abril, 2014

Parece que, al menos en España, las redes sociales van a dejar de ser una vía muy fácil para insultar o faltar el respeto a la gente de manera casi anónima. En la actualidad, los juzgados españoles están ya ocupándose de los primeros casos de injurias y calumnias vertidas por determinados tuiteros que usan la red social para mostrar una actitud agresiva.

Para la justicia española, tanto las injurias como las calumnias se encuentran tipificadas en los artículos 205 a 216 del Código Penal, un artículo que dice que en el momento en el que dichas injurias se realicen con publicidad deberán ser castigadas con penas todavía mayores, por lo que todo delito de injuria y calumnia cometido en las redes sociales presenta esta categoría.

twitter

Sin ir más lejos, en España ya hay un caso que ha sentado todo un precedente. Se trata del de una tuitera que pidió públicamente que mataran a Rajoy y que ya ha sido condenada a un año de cárcel y siete de inhabilitación por lanzar este tuit. “Prometo tatuarme la cara de quien le pegue un tiro en la nuca a Rajoy y otro a De Guindos”. Pero la cosa no quedo ahí. “Lo alto que voló Carrero no es nada en comparación a cómo va a acabar Rajoy en cuanto estalle la revolución”, dos tuits desafortunados que le han costado un disgusto.

Por su parte, Reino Unido mantiene también una política en este sentido muy estricta y similar a la defendida desde España. En dicho país hubo también un caso polémico en el que unos tuiteros amenazaron a un grupo feminista con bombas, algo que también ha sido condenado ya. En la misma línea, en Reino Unido se han llegado a poner sanciones de hasta 20.000 euros por hacer RT de informaciones falsas. Habrá que tener a juzgar por todos estos datos mucho cuidado con lo que se escribe a través de los 140 caracteres.

Añade el primer comentario !

Escribe una respuesta