4 abril, 2014
Escrito por Mireya Lázaro

A pesar de que Coca-Cola Iberian Partners, la embotelladora de refrescos estadounidense, aseguró que no habría despidos forzosos para los trabajadores, los empleados afirman los contrario. Y es que un total de 235 trabajadores han recibido la notificación de despido, a pesar de no haber adherido al ‘plan de adhesión voluntaria’ propuesto por la empresa.

Un plan de bajas voluntarias con con indemnizaciones de 45 días con un tope de 42 mensualidades, además prejubilaciones desde los 56 años, que finalizó el pasado 14 de marzo y al cual solo habrían aceptado 48 trabajadores de la planta de Coca-Cola en Fuenlabrada.

Tras la salida de la empresa de estos, desde el martes de este mes han ido recibiendo en sus casas la carta de despido forzoso, algo que la compañía no habría informado, tal y como denuncia CC OO.

“La semana pasada los sindicatos nos reunimos con la dirección de Coca-Cola Iberian Partners, que nos dijo que estaban dispuestos a restablecer el diálogo para resolver el conflicto. Pero la sorpresa ha sido hoy que la solución ha sido la imposición de materializar las cartas de despido”, han reprochado desde el sindicato.

La empresa Iberian Partners, surgida a partir de la fusión con las antiguas embotelladoras regionales, anunció durante el mes de enero su decisión de cerrar cuatro de las fábricas asentadas en España, además de la creación de un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que afectaría a 1.190 trabajadores.

De estos despidos,el 40% han afectado a la plantilla de Fuenlabrada, mientras que en las superficies de Asturias, Alicante y Palma de Mallorca su personal se acogió voluntariamente a la última proposición de Coca-Cola, según fuentes de la multinacional.

Desde CC OO también denuncian la situación del resto de trabajadores de Fuelabrada, ya que habría más de 200 empleados que ‘todavía no saben que va a pasar con su puesto de trabajo’.

Los trabajadores por su parte de la planta, en huelga indefinida desde finales de enero, afirman que van a continuar con las movilizaciones y las acampadas a las puertas de la fábrica.

Incluso, han aseverado que tomarán medidas legales por unos despidos que consideran injustos y sin previo aviso. De hecho, según afirman los afectados, estos lo habrían descubierto al ver en sus cuentas un ingreso de 700 euros a modo de compensación por no informar con antelación.

“No vamos a tocar el dinero porque en el momento que declaren nulo el ERE tendremos que devolverlo. Nosotros queremos el puesto de trabajo, vamos a seguir en la lucha. Si no quieren que vayamos al juicio, que abran la mesa de negociación”, son las palabras de los trabajadores indignados por la situación que están viviendo.

Añade el primer comentario !

Escribe una respuesta