24 diciembre, 2013
Escrito por Jaume Navarro

Es importante revisar y leer desde varias perspectivas lo que se escribe en Twitter, porque de lo contrario uno se puede meter en un buen embrollo.

Algunos ejemplos de meteduras de pata en Twitter han costado muy caros a sus protagonistas, como el de la trabajadora de IAC, Justine Sacco que viajando hacia Sudáfrica escribía lo siguiente: “Rumbo a África. Espero no coger el sida. Es broma, ¡Soy blanca!”, la compañía de inmediato la despidió.

Captura-de-pantalla-de-la-cuen_54398531963_54028874188_960_639

Tweet racista

Un tweet racista le costó el puesto de trabajo a Taylor Palmisano, subdirector de finanzas del gobernador de Wisconsin: “Voy a estrangular a ese mexicano ilegal que está limpiando la biblioteca. Deja de dar golpes con las sillas y apaga tu walkman”, que proseguía a un tuit de unos meses antes que decía: “Este autobús es mi peor pesadilla. Nadie habla inglés y esta gente no sabe cómo controlar a sus hijos” acompañado de la etiqueta “#inmigrantesilegales”.

Otro tweet racista del ex jugador de béisbol Mike Bacsik le supuso su trabajo como comentarista en la radio de Dallas “The Ticket”: “Felicitaciones a todos los sucios mexicanos de San Antonio”.

Insultos al Gobierno de EEUU

El entonces director del Consejo de Seguridad Nacional en el departamento de No Proliferación, Jofi Joseph, que participaba en las negociaciones con el Gobierno de Irán para la eliminación de sus cargamentos nucleares tuiteaba: “Debería haber más gente preguntándose por qué John Kerry instaló a dos ex asistentes, ambos con CERO experiencia en política exterior, en puestos altos del Departamento de Estado” y “Obama en pocas palabras: tiene un personal de mierda”.

Político

Stuart MacLennan, era en 2010 político del Parlamento del Reino Unido por el partido laboralista, del que formaba parte del Gobierno y que sus mensajes en Twitter le costaron el puesto.

Tuits como “Dios, este comercio justo, los plátanos orgánicos son una mierda. ¿Puedo tener por favor uno cultivado por esclavos, químicamente tratado y genéticamente modificado?”, o “creo que estoy sobrio por primera vez en cuatro días“.

Además de su peculiar forma de definir a las personas, como a los ancianos: “los que esquivan ataúdes” o una mujer con sobrepeso de la que dijo: “la vaca más fea que he visto”.

Burla sobre la catástrofe de Japón en 2011

El cómico Gilbert Gottfried, utilizó el tsunami de Japón para crear algunos tuits supuestamente cómicos y que echaron por tierra su imagen, costándole algunos contratos: “Japón es realmente avanzado. Allí no van a la playa. La playa va a ellos.”

Añade el primer comentario !

Escribe una respuesta