13 noviembre, 2013
Escrito por Jaume Navarro

EEUU y la UE negocian liberalizar el comercio entre ambos lados del Atlántico. Gobierno estadounidense y europeo pretenden llegar a un acuerdo para firmar un Tratado de Libre Comercio.

Las reuniones comenzaron en julio y se han retomado después del cierre de la administración estadounidense en octubre y se llevaran a cabo a puerta cerrada hasta este viernes.

Los negociadores están siendo por parte europea por Ignacio García- Bercero y Dan Mullaney por la parte estadounidense, al finalizar las reuniones comunicaran sus resultados en rueda de prensa.

El pacto transatlántico pretende firmar la mayor zona de liberalización del comercio del mundo. Bruselas piensa que con este tratado va aumentar el PIB de la Unión Europea en un 0,5%.

El Tratado de Libre Comercio consiste en la eliminación o reducción de los aranceles entre los territorios firmantes. Actualmente el promedio de los aranceles entre EEUU y UE es del 4%, con lo que se parte de un nivel muy bajo.

Desde Bruselas se anuncia este pacto como un impulso a la economía que traerá consigo más de 400.000 puestos de trabajo.

Los principales acuerdos pueden llegar en materia de regulación y energía, EEUU busca un socio para las transacciones internacionales por la constante pérdida de primacía de los petrodólares en detrimento del yuan.

Impacto en la economía española y europea

En la actualidad 23.400 empresas españolas comercian en EEUU, más del 50% de las empresas lo hacen por un valor por debajo de los 5.000 euros. Una eliminación de los aranceles puede reducir los costes de las exportaciones ya existentes pero va aumentar el número de empresas que comercien con EEUU, con lo que las pymes no salen en su mayor parte beneficiadas.

Sin embargo Bruselas comunica que el PIB español crecería un 6,5% y se crearían 143.000 empleos.

La liberalización puede facilitar el concurso público de empresas europeas en administraciones estadounidenses, pero existe un problema con la transparencia con la que se comunican estos conciertos, con lo que las empresas estadounidenses serían las que sí podrían beneficiarse del concurso público europeo que se publica diariamente y a la que cualquier ciudadano puede tener acceso.

Liberalizar el mercado puede llevar a que las mejores empresas que estén posicionadas en el mercado ganen más mercado y se especialicen, con ello se va a aumentar la competitividad y varias empresas tendrán que cerrar.

Margallo pide competir con China

El ministro de Exteriores José Manuel García Margallo ha indicado que este tratado puede ser “el más importante del mundo”. El ministro dice que Europa ha de adelantarse a China, con quien asegura estar compitiendo, por lo que el acuerdo es de “máxima prioridad” .

Las multinacionales podrían demandar a los Estados

Lori Wallach, directora de la ONG Public Citizien’s Public Trade Watch, preguntaba en Le Monde Diplomatique si podemos imaginarinos que las multinacionales lleven ante la Justica a los gobiernos por afectar a sus ganancias.

Wallach hacía esta introducción para advertir que esto mismo se está dando tras los acuerdos de libre comercio que EEUU ha firmado con otros países como Canadá, Corea, México o Colombia.

Las ONG denuncian la “privatización de la Justicia” que se consigue cuando los lobbies presionan para que en el acuerdo aparezcan mecanismos de resolución de disputas entre inversores y Estados que eleva a las empresas al mismo nivel jurídico que los Gobiernos, con lo que les permite llevar a los Estados frente a la Comisión de las Naciones Unidas para el Derecho Mercantil el centro que se encarga de las Inversiones en el Banco Mundial.

Es decir, una empresa podrá demandar a un Estado porque aplica unas medidas de defensa del medio ambiente, de los recursos naturales, de protección de los consumidores, de la privacidad o de derecho de los trabajadores que perjudica a los beneficios de las empresas.

Ejemplos ya existen, como el de una empresa francesa que ha demandado al Gobierno Egipcio por aumentar el salario mínimo, o la tabacalera Phillips Morris que demandó a Uruguay y Australia por legislar en contra del tabaco. Incluso el caso de la sociedad Chevron que finalmente tendrá que pagar al Gobierno de Ecuador una indemnización por contaminación, podía demandar al Gobierno por sus regulaciones en materia de medio ambiente.

Los comentarios no estn activados