26 julio, 2013
Escrito por Rodrigo Cortiña

La tragedia del tren de Alvia que ha ocurrido el pasado miércoles deja muy tocado al consorcio español que busca la adjudicación del AVE que unirá Río de Janeiro con Sao Pablo en Brasil.

Según fuentes conocedores de los detalles del proceso, uno de los requisitos fundamentales para acudir a la licitación es no haber tenido siniestros en los últimos diez años, lo que podría suponer un duro golpe para el proyecto si las autoridades españolas encuentran que el accidente ha sido producido por un fallo técnico.

Precisamente, alguno de los posibles competidores del consorcio español en la puja, como es el caso de fabricantes chinos de trenes, no tenían apenas posibilidades en el proceso, porque no cumplían los diez años sin ningún siniestro.

Según fuentes internas, el pesimismo está siendo patente dentro de la compañía, en la que muchos empleados dan por perdida la posibilidad de adjudicarse el contrato de 2.500 millones de euros y que consolidaría la meteórica carrera en el exterior de la industria ferroviaria española tras lograr el prestigioso concurso de La Meca-Medina.

Desde el consorcio se espera que se resuelvan cuanto antes las razones y los motivos del accidente para poder llegar “limpios” al proceso de licitación, buscando acelerar el proceso para poder llegar a tiempo y dar a conocer a la opinión pública las causas del lamentable suceso.

Desde Bruselas, el vicepresidente de la Comisión Europea y responsable de Transportes, Siim Kallas, pidió tiempo hasta que España pueda explicar qué ha ocurrido en el suceso. En palabras suyas, “ahora es importante dejar a las autoridades españolas que establezcan todos los hechos y solo entonces sabremos si es necesario también tomar medidas a nivel europeo”.

Añade el primer comentario !

Escribe una respuesta