22 agosto, 2013
Escrito por Angela De la Vega

El ERE de Catalunya Banc pesará sobre las arcas públicas y alcanzará un monto total de 400 millones de euros. La recapitalización del sector financiero que deriva de la Ley de 9/2012 del 14 de noviembre y que es llevada a cabo por el Fondo de reestructuración ordenada bancaria, Frob, llevó en algunos casos al rescate de determinados bancos y cajas.

Ante las buenas cifras de la economía y la previsible recuperación del sector, el fondo que se creara con motivo de la crisis del 2008 ha comenzado a mover las entidades que maneja.

Es por ello, que a fin de dejar saneadas las cuentas de estas empresas y llevar al sector privado unas entidades financieras más competitivas está llevando a cabo la negociación de ventas de bancos como las de Novacaixa Galicia o Expedientes de Regulación de empleo como el que nos ocupa.

Y para ello, cargará al Estado la factura de este reajuste laboral que requerirá un estudio previo de la situación de sus trabajadores así como de las cuentas de la compañía. El coste de esta investigación contendrá dos partes, una que será para el tesoro español y la otra a consecuencia de la aplicación del ERE.

En cuanto a esto, será el Estado quien se encargue de las indemnizaciones por despido, alrededor de los 200 millones de euros que corresponderán al despido de 2.500 trabajadores.

La indemnización se calcula en base a un sueldo medio de 45.000 euros al año antes de impuestos y una antigüedad de 20 años. La compensación se calculará con 30 días de salario por año trabajado pagados a lo largo de 30 meses.

Los sindicatos aseguran que todo está en el aire de momento y que los datos finales correspondientes a la regulación laboral no se tendrán hasta que se hayan acordado las circunstancias finales del ERE.

La reestructuración bancaria ya supone más de 12.000 millones de euros adicionales que el ciudadano deberá pagar en una situación en la que el mercado laboral sigue manteniendo casi seis millones de parados a los que se sumarán los que resulten del ERE de Catalunya Banc.

Estos seis millones no pueden pagar impuestos ni consumir por lo que también resultan en un menor ingreso para el Estado mientras que la deuda sigue aumentando.

Añade el primer comentario !

Escribe una respuesta