23 enero, 2014
Escrito por Jaume Navarro

El juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz ha admitido a trámite la querella interpuesta por un socio del F.C. Barcelona contra el presidente Sandro Rosell.

La denuncia se debe a la contratación del delantero brasileño Neymar procedente del Santos brasileño, con el que comenzaron las negociaciones en 2011 hasta el fichaje del jugador en 2013.

Con esta tramitación de la querella, se admite que ha podido haber irregularidades en la contratación. En la documentación que el Barcelona ha enviado al magistrado existen “elementos suficientes” para justificar tal investigación.

El club blaugrana por su parte ha modificado su estrategia. El presidente Rosell exigía públicamente que el juez le llamase para explicar todo lo que conoce, pero tras conocer que sigue adelante con la investigación, el club trabaja para recurrir la investigación y exigir un cambio de juzgado a Barcelona.

El club catalán continúa afirmando que el valor del traspaso del jugador es de 57,1 millones de euros, casi cuarenta millones por debajo de lo que denuncia el socio denunciante.

El juez ve irregular la contratación, la ficha oficial de Neymar, de unos 40 millones de euros, se pagan a N&N, una empresa del padre del jugador brasileño y el concepto de tal emolumento es “cláusula de penalización” por incumplir un precontrato de 2011.

Ese mismo año el Barça “da” a la misma empresa N&N un “préstamo” de 10 millones de euros, en concepto de garantía.

Por el momento Ruz ha exigido a la FIFA la documentación del fichaje de Neymar por el Barcelona, al igual que le ha demandado al jugador el contrato que firmó con la sociedad N&N, en el que cedía sus derechos económicos tras terminar su contrato con el Santos.

El magistrado también se ha dirigido a la Justicia brasileña para que le envíen el contrato que Neymar tenía con su anterior club y “toda la documentación relativa al traspaso al Barcelona”.

El socio querellante, Jordi Cases, ampliaba la denuncia el pasado 14 de enero asociando dos nuevos contratos al fichaje de Neymar por el Barça. Uno de 7,9 millones y otro de 9 millones. El primero, relativo a un pago por derechos de tanteo a tres juveniles del Santos y el segundo, por la disputa de dos partidos amistosos con el Santos.

Ante las declaraciones en las que Sandro Rosell pedía que el magistrado le citara, Ruz considera que no es necesario citar en condición de imputado al presidente.

Asimismo el juez ha rechazado que el Barça se presente como “presunto perjudicado”, ya que no existe “perjuicio alguno por los hechos descritos en la querella”.

“La pretensión” del equipo blaugrana “no se corresponde con la propia parte activa del proceso, sería la que insta a una condena contra un sujeto por considerarlo responsable de un hecho punible”.

Añade el primer comentario !

Escribe una respuesta