24 marzo, 2014
Escrito por José Ferrando

Hace ya más de una semana que el Comité de Expertos nombrado por el Ministerio de Hacienda para realizar un borrador de Reforma Fiscal publicó las recomendaciones para realizar dicho cambio legislativo.

Algunas de sus propuestas, como la de que la vivienda habitual pague impuestos en el IRPF, la disminución del Impuesto de Transmisiones y la eliminación del Impuesto sobre el Patrimonio, han sido acogidas con reticencias desde algunos sectores que han asegurado que son cambios que solo beneficiarían a las rentas altas, menos afectadas por la crisis y los recortes.

Sin embargo, el Gobierno se desmarcó desde un primer momento de este borrador, tal y como declararon en rueda de prensa Soraya Sáenz de Santamaría y el propio Montoro, que recordaron que es un “borrador con recomendaciones” y que el Gobierno lo tendrá en cuenta pero “no lo seguirá al pie de la letra”.

Una de las cuestiones que se trataba en el borrador era la subida del Impuesto del Valor Añadido (IVA), cuyo tipo general en España es del 21% después de la subida del mismo en tres puntos en 2012. Manuel Lagares, catedrático de economía y portavoz del Comité de Expertos, aseguró que “sería de locos” no escuchar las recomendaciones de incrementar el IVA que se hacen desde la Comisión Europea, la OCDE y el FMI.

En ese sentido, el borrador de la Reforma Fiscal apunta hacia la “necesariedad” de incrementar el tipo general del IVA en cuatro o cinco puntos porcentuales, lo que lo colocaría al nivel de otros países europeos como Hungría (27% de IVA) o Suecia y Dinamarca (25% de IVA).

Pero el responsable del Ministerio de Hacienda, Cristóbal Montoro, salió al paso de esta cuestión hace apenas unos días para señalar que “el IVA ya se ha subido esta legislatura en un momento de necesidad” y que aunque la Reforma Fiscal está en su primera fase y “no es momento de entrar en contenido”, “ningún producto incrementará su tributación”.

Cristóbal Montoro sigue por lo tanto la línea reduccionista y de estabilización de los impuestos que marcó Rajoy en el Debate del Estado de la Nación 2014, donde adelantó una bajada de impuestos para enero de 2015 que incluiría la no declaración del IRPF de las rentas inferiores a 12.000 euros.

El IVA, como impuesto indirecto, suele ser una medida popular de recaudación entre los Gobiernos porque, al grabar los productos de consumo y estar ya integrado en el precio, la gente no sabe exactamente cuánto paga, por lo que una subida del mismo resulta menos impopular entre los ciudadanos.

Añade el primer comentario !

Escribe una respuesta