11 diciembre, 2013
Escrito por José Ferrando

El Parlamento europeo aprobó ayer una directiva que pretende regular mejor el mercado de concesión de créditos hipotecarios, para evitar nuevas burbujas inmobiliarias en el futuro, y asegurar además la protección de los hipotecados frente a deshaucios por impago.

Para los estados de la Unión Europea se abre ahora un plazo de dos años para que incorporen esta normativa en sus respectivos cuerpos legislativos. Esta es la primera norma europea en el ámbito hipotecario, y la Autoridad Bancaria Europea vigilará que esta sea aplicada correctamente .

Entre otras cuestiones, la nueva directiva obligará a los estados a aceptar la dación en pago si las dos partes lo acordaran expresamente en el contrato de crédito. Por otra parte, la norma exige que los bancos sean más “razonables” en el caso de clientes que estén en situaciones especiales, y que se hagan “todos los esfuerzos necesarios” para resolver la situación antes de optar por el deshaucio. La eurocámara también aprobó una serie de mínimos inembargables en los salarios y pensiones de los deshauciados.

La directiva obligará al banco a que haga una evaluación previa de la liquidez del demandante del crédito hipotecario, que tendrá que cumplir unos determinados estándares europeos según la cantidad de dinero que quiera pedir prestada.

Con la nueva normativa, los bancos deberán informar correctamente a los clientes sobre los beneficios y obligaciones de las hipotecas. Con esta intención se ha creado un folleto informativo estandarizado que permitirá a los clientes identificar las ofertas hipotecarias más ajustadas a sus necesidades y su capacidad de pago. Además, la directiva prohíbe ligar la concesión de la hipoteca con la compra de otro producto financiero.

Una de las cuestiones más aplaudidas ha sido el reconocimiento del derecho de los consumidores a poder reembolsar la hipoteca antes de que esta venza. El objetivo de la directiva es poner las primeras piedras de un mercado hipotecario unificado, que permitirá a los intermediarios de crédito de los Estados miembro ofrecer sus servicios en toda la Unión Europea.

Añade el primer comentario !

Escribe una respuesta