30 enero, 2014
Escrito por Ana Bort

La crisis económica y sus altibajos no son solo patrimonio de los más pobres. Las grandes empresas también sufren los batacazos de forma personal y tienen que hacer recortes para poder seguir sobreviviendo.

Es el caso de Nintendo, cuyos avances en el sector de la tecnología y los videojuegos han tenido más mala fortuna que otra cosa durante los últimos tres años. Sus lanzamientos no han cuajado como deberían y la competencia ha sido más que feroz.

Por ello el presidente de Nintento, Satoru Iwata, ha decidido sacrificar un 50% de su sueldo para compensar los malos resultados de su compañía. Y no es la primera vez que lo hace, ya que también redujo su salario en 2011 por el mismo motivo.

Su gesto ha sido imitado por parte de sus directivos, que han acordado acortar sus nóminas un 20% y un 30% para hacer frente a la complicada situación económica que vive la empresa.

Esta reducción de salario se mantendrá durante los próximos cinco meses para poder contrarrestar los efectos de la caída de ventas de la compañía.

¿Cómo ha llegado Nintendo hasta este punto? Los analistas tecnológicos aseguran que los malos resultados de la empresa se deben achacar de forma principal a la mala acogida de la consola Wii U.

Tras el lanzamiento de la Nintendo 3DS en 2011 ocurrió algo parecido, momento en el que Iwata se redujo su salario como ha hecho ahora.

Esta noticia ha caído como un jarro de agua fría sobre la bolsa y los inversores han notado tanto los malos resultados de la compañía como el anuncio de la bajada de sueldos en la bolsa.

Durante el día de hoy el presidente de Nintendo tendrá una reunión con sus analistas para ver qué puede hacerse para salvar a la compañía de peores resultados y cómo salvar la distancia existente entre Nintendo, sus consolas y la competencia.

Estos resultados contrastan con la buena salud económica que tanto PlayStation 4 como Xbox One (de Sony y Microsoft respectivamente) tienen entre sus consumidores y cómo sostienen una sólida demanda con cada lanzamiento.

Además, si hay un mercado potente ahora es el de todo lo que tenga que ver con los dispositivos móviles y Nintendo ya dejó claro que no quiere producir juegos para esas plataformas.

Eso sí, también suelen cambiar de opinión y se retractan de sus declaraciones porque apuntaron que de ninguna manera iban a sacar al mercado una Nintendo 3DS de mayor tamaño y después lanzaron la Nintendo 3DS XL.

Añade el primer comentario !

Escribe una respuesta