22 septiembre, 2014
Escrito por Arturo Micó

Repatriado desde Sierra Leona, el misionero español Manuel García, ingresaba esta pasada madrugada en el hospital madrileño Carlos III, infectado con el virus del ébola. En la sexta planta de dicho centro se encuentra aislado y en observación mientras dan con un remedio.

Se ha hecho público que su estado es de extrema gravedad, ha llegado deshidratado presentando serios problemas tanto en riñones como en el hígado. Los médicos están probando varios tratamientos, ya que del suero que se necesita no quedan dosis, pero en cualquier caso se trata de medidas experimentales que no garantizan éxito alguno y que previamente tendrá que consentir el paciente. También se está tratando de localizar a algún paciente que haya superado la enfermedad para estudiar las compatibilidades y dar con un posible donante.

El consejero del hospital se ha pronunciando diciendo que el Carlos III seguirá ofreciendo los mismos servicios de siempre como cualquier otro hospital a pesar de los casos con los que ha contado ya de pacientes infectados en estas últimas semanas. Hasta que Sanidad comenzó con los recortes este centro estaba destinado a enfermedades tropicales e infecciosas, pero desde entonces se ha centrado en paciente que necesiten largas estancias.

En esta ocasión el hospital no se ha desalojado como con los dos casos anteriores.

Añade el primer comentario !

Escribe una respuesta