6 noviembre, 2013
Escrito por José Ferrando

La Comisión Europea plantea en su reciente informe sobre las previsiones económicas del invierno de 2013 que la economía española solo crecerá un 0,5% del PIB en 2014, informe que se aleja de las previsiones hechas por el Ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, que había previsto revisar al alza estos datos.

Según el informe de la Comisión, la recuperación económica llevará más tiempo de lo previsto. Esto está provocado en mayor parte por la destrucción de empleo, ya que se prevé la destrucción de 100.000 empleos más durante el transcurso del año que viene.

De hecho, esta nueva caída en el empleo y el bajo incremento de los salarios afectan a la consolidación fiscal española, ya que las subidas de impuestos que tenían como objetivo aumentar la recaudación del estado en esta partida presupuestaria, en realidad han provocado destrucción de empleo y caída de sueldos, de manera que en vez de incrementar la recaudación, esta incluso disminuye.

La economía española, que aún vive su resaca de ladrillo e hipotecas, no despierta todavía la confianza de los expertos. La causa principal es que los recortes en servicios públicos básicos y la bajada de salarios han provocado un descenso del consumo privado de la población: si los ciudadanos no consumen, las empresas no venden, la demanda se estanca y no se produce crecimiento económico.

Los datos señalan que el consumo privado apenas avanzará un 0,1%, y si bien es alentador el hecho de que por primera vez desde 2010 este dato de consumo sea positivo y no negativo, sigue lejos de lo que sería necesario para el crecimiento adecuado de la economía española.

Olli Rehn, Comisario de Asuntos Económicos de la UE, asegura que el enfriamiento de la economía española se debe principalmente a la dificultad de familias y empresas para acceder a créditos, así como a la falta de inversión pública que en vez de estimular la demanda mediante actuaciones públicas lo que hace es reducir las transferencias económicas a la población, subir los impuestos y disminuir los proyectos públicos, por lo que más que tirar del carro lo hunde más aún en el barro.

En este sentido el consumo público descenderá todavía un 2,1% en términos anuales, igual que la formación bruta de capital fijo. Solo la inversión en bienes de equipo se incrementará en este sector, con un crecimiento de cerca del 2,6%.

GDP Spain

La crisis aún se quedará un tiempo entre nosotros, ya que aunque para 2015 se prevé un crecimiento del PIB de un 1,5%, la tasa de desempleo general seguirá en torno a un 25%. Estas previsiones incluyen las mejoras coyunturales de la economía que se darán en 2015 ya que es año electoral.

Lo único positivo que se desprende del informe actual es el incremento de la financiación externa, ya que no solo se incrementan las inversiones extranjeras sino que además se prevé que las exportaciones se incrementen en un 5,2%. Sin embargo la economía real seguirá bajo mínimos.

La Comisión Europea refleja en su informe la recuperación de la economía española, siempre a pasos cortos pero continuos. Las previsiones generales del informe señalan un 1,4% del PIB de la UE en su conjunto, que se reduce al 1,1% de crecimiento para los países de la Eurozona.

Los comentarios no estn activados