4 diciembre, 2013
Escrito por Jaume Navarro

La organización Transparency International difundió ayer el informe donde desvela el Índice de Percepción de la Corrupción en 2013.

España es el segundo país donde más ha crecido la percepción de la corrupción en este 2013. Los continuos casos que están saliendo a la luz, están llevando al descrédito de la política para los ciudadanos españoles.

El caso Gürtel y el caso Bárcenas, que engloba a la cúpula del Partido Popular a nivel nacional y de las diferentes comunidades Autónomas como la Comunidad Valenciana, Madrid o Galicia. Las últimas filtraciones sobre los pagos a las empresas de la Gürtel con las elecciones ganadas por Esperanza Aguirre, la supuesta contabilidad B del PP que Bárcenas entregó al juez Ruz, el borrado de la memoria de los ordenadores del ex tesorero en la sede del PP…..

El caso de los ERE de Andalucía que ha llevado a la dimisión de su anterior Presidente, José Antonio Griñan o la financiación de UGT Andalucía con las facturas falsas.

La familia Real también está manchada por la corrupción, la Infanta Cristina y su marido están envueltos en las investigaciones del caso Noós, de las que ha salido a la luz una supuesta ayuda de Hacienda a la Infanta, dando por buenas unas supuestas facturas falsas.

Y es que cuando tienen oportunidad de defenderse de la supuesta corrupción, sus intervenciones les dejan en una posición menos creíble, como la que produjo las excéntricas declaraciones de la secretaria del partido María Dolores de Cospedal con “la simulación de la indemnización en diferido”, o las declaraciones sobre los papeles de Bárcenas de Mariano Rajoy a través de un plasma.

Las empresas también están adentradas en estos casos de corrupción como corruptores. Para que exista un corrupto ha de haber un corruptor. Empresarios como Villar Mir, José Luis Sánchez, Luis del Rivero o García Pozuelo, entre otros, aparecen en estos casos de corrupción.

El informe de la ONG alemana ha desvelado que España ha caído 10 puestos en solo un año, en el índice que mide la confianza en la honestidad de las instituciones, pasando de la 30 a la posición 40.

Países como Brunei o Polonia se encuentran por encima de España. Solo Siria, un país que se encuentra inmerso en una guerra civil, ha perdido más puntos que España en un año.

España, por tanto, es el segundo país que más confianza de sus ciudadanos ante las instituciones pierde en un año junto a países como Mali, Gambia, Guinea o Libia.

Respecto a Europa el país con peor percepción sobre la corrupción es Grecia, aunque al contrario de España ha recuperado 14 posiciones.

Los tres países que encabezan esta lista como los que menos percepción de la corrupción tienen son Dinamarca, Nueva Zelanda y Finlandia.

Los comentarios no estn activados