11 diciembre, 2013
Escrito por Jaume Navarro

Ante una economía de capitalismo depredador de la pequeña empresa donde el lucro está por encima de toda carga social, los barrios de grandes ciudades y algunos municipios están proyectando nuevas alternativas a los mercados que incentiven la economía local y los valores de la sociedad.

Entre estos proyectos se encuentra la difusión de monedas de ámbito local, creadas por las personas de los barrios o municipios y que se utiliza para la compra diaria y la prestación de servicios.

Estos proyectos tienen un marcado carácter social y se están extendiendo por el territorio nacional.

En el caso histórico de la ciudad de Sevilla encontramos el ejemplo del Puma. Una cartilla anota las aportaciones y los gastos de cada ciudadano que “siempre suman cero para evitar la especulación”. Esta moneda social permite el autoabastecimiento a través de una “central” donde se pueden adquirir “productos básicos de alimentación higiene y limpieza”.

A través de MercaPuma, que es un rastrillo donde se puede comprar, vender o intercambiar, se contribuye con euros a proveer de productos a la central.

Otra zona de Sevilla ha puesto en circulación la moneda Jara, creada en la Red de Trueque Aljarafe.

Almería tiene otra moneda social llamada Pita, constituida por la Comunidad de Intercambio del Bajo Andaraz. Mediante la pita realizan los intercambios de bienes y servicios, aglutinando los bancos de tiempo y el trueque.

El Málaga se ha instalado el Málaga Común, que da valor a los servicios que se intercambian.

En todos estos proyectos se ha trabajado para optimizar el sentido de la moneda tradicional y darle un carácter más social, una forma de fusionar el dinero actual con el trueque.

También existen proyectos de monedas virtuales, que imitan a la sobre valorada Bitcoin pero de carácter local. En Cáceres se ha puesto en marcha la Freicoin, que se diluye por falta de uso. En el barrio de la Isleta de Las Palmas de Gran Canaria, se ha introducido la moneda virtual Demos que aporta una renta universal.

Las monedas sociales no son meramente asistencialistas, no pretenden ser un parche a la crisis; es un cambio de mentalidad, va más allá“, declaraba uno de los creadores de los Puma

Añade el primer comentario !

Escribe una respuesta