24 noviembre, 2014
Escrito por Arturo Micó

La iglesia estaba hasta los topes. La voluntad de los ciudadanos del pueblo de Fuensalida fue unánime y todos quisieron acercarse al funeral de las tres niñas fallecidas para presentar sus respetos y darles un último adiós.

Hubo que colocar altavoces en las afueras de la iglesia debido a la ingente cantidad de vecinos que se habían presentado allí con el fin de que no se perdieran detalle alguno de la misa.

Las tres chicas de 12, 15 y 16 años respectivamente, murieron atropelladas por un conductor que circulaba bajo los efectos del alcohol el sábado pasado de madrugada en la carretera de Novés. El grupo estaba formada por cinco jóvenes, y únicamente dos de ellas pudieron sobrevivir pero con un gran trauma que las ha marcado de por vida. El conductor fue arrestado por dar positivo en el test de alcoholemia.

El protagonista de dicho acto ha sido el dolor de las familias, quien no han podido ocultar el pesar que arrastran y cuyas heridas a nivel psicológico tardarán mucho en cicatrizar. Han sido días de máxima intensidad y el alcalde espera y desea que a partir de ahora puedan tener un respiro, aunque sea únicamente a nivel físico.

Añade el primer comentario !

Escribe una respuesta