30 mayo, 2014

Seguro que ya habéis oído hablar del llamado “derecho al olvido de Google” pero a continuación os vamos a detallar de qué trata. Pues bien, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha dictado sentencia a favor de la Agencia Española de Protección de datos en su disputa con el todopoderoso buscador al considerar que “el motor de búsqueda debe eliminar los resultados de particulares cuando esos datos se revelen inadecuados, no pertinentes o ya no pertinentes o excesivos desde el punto de vista de los fines para los que fueron tratados y del tiempo transcurrido”.

Por ello, el buscador ha dado el brazo a torcer y ha permitido que los usuarios puedan solicitar que retiren los links que consideran que contienen un “material censurable”. Si estáis ante ese caso o, simplemente, queréis saber cómo se haría, prestad mucha atención.

IN__GOOGLE__1338298f

Pues bien, lo primero que hay que hacer es facilitar el nombre completo del solicitante, si el que rellena el formulario no es la persona de la que hablan los datos deberá especificarlo así como su relación con ella. Acto seguido veréis que ya podréis rellenar la parte de e-mail de contacto y a continuación solicitar la eliminación de las URLs que se quieran eliminar, siendo lo más detallados posibles para lograr que el buscador acepte vuestra petición.

Eso sí, para que Google dé veracidad a esta petición habrá que verificar la identidad. Por ello, los usuarios tendrán que “subir” al formulario de Google una copia digital “clara y legible” del documento nacional de identidad, marcar la casilla de aceptación de los términos y añadir la fecha de solicitud y una vez más el nombre del solicitante y listo. Pasos sencillos que os llevarán apenas unos minutos y que pueden hacer que se borre vuestra mala identidad digital para siempre.

Añade el primer comentario !

Escribe una respuesta