16 febrero, 2012

La americana Kellogg’s anunció durante el dia de ayer el acuerdo con Procter and Gamble (P&G) para la compra de la marca de patatas fritas Pringles, por la cual abonará 2.700 millones de dólares, después de que fracasara el traspaso a Diamond Foods.

Procter & Gamble tenía un preacuerdo con Diamond Foods para la venta de la marca de patatas por  1.500 millones de dólares, pero la operación se canceló de mutuo acuerdo debido a los problemas económicos de la segunda.

En la actualidad Kellogg’s es una de las empresas líder en el sector de los cereales, pero con la compra de Pringles les permite dar un paso de gigante también en el de los aperitivos, donde tienen pensado expandir sus objetivos globales.

Hace diez años ya comenzaron su expansión en ese sector obteniendo la marca Keebler, y posee otras marcas de aperitivos como Cheez-it y Special K Cracker chips. Para Kellogg’s, “Pringles es una marca fuerte y supone una plataforma” para seguir creciendo en el sector.

John Bryant, director ejecutivo de Kellogg’s, afirmó que este acuerdo supone también la posibilidad de ampliar el negocio en sudamérica. Pringles es el segundo fabricante mundial de ese tipo de productos, presentes en 140 países y con ventas que alcanzan los 1.500 millones de dólares, con fábricas en el estado de Tennessee y en Bélgica y una plantilla de más de 1.700 empleados.

Ambas compañías esperan que la transacción se complete en el primer semestre del año, una vez conseguido el beneplácito por parte del comité regulador norteamericano.

Con esta venta, Procter & Gamble, uno de los treinta componentes del índice bursátil Dow Jones de Industriales, se desprende de su última firma alimentaria y decide focalizarse en la fabricación de productos para el cuidado del hogar y la higiene personal.

Añade el primer comentario !

Escribe una respuesta