10 abril, 2014

Al parecer las agencias bancarias de Rusia no están de acuerdo con el modo de proceder de las agencias internacionales de calificación. Desde las asociaciones bancarias de Rusia aseguran que el sistema de evaluación que emplean no es nada objetivo y, por este motivo, buscarían evidenciarlas ya que según ellos la historia las está definiendo, algo que parece más bien un modo de politización de la economía tras los hechos con Crimea y el rechazo de buena parte de la comunidad internacional.

Hay que recordar que, recientemente, después de que Crimea se anexionara a Rusia, Standart and Poors bajó su ‘rating’ augurando un oscuro futuro económico al país. Una decisión, la de la agencia calificadora, que provocó que las reacciones no tardaron en llegar por parte del pueblo ruso. Tanto es así que los crimeos aseguraron que todo esto respondía a una guerra mediática impulsada por EE.UU.

“Las calificadoras de riesgo juegan, sin lugar a dudas, políticamente, económicamente y financieramente, en el sentido que pretende el poder económico mundial, especialmente EE.UU. y las grandes corporaciones transnacionales”, afirmó uno de los expertos.

1310045171113

No obstante, y al margen de lo acontecido en Rusia, lo cierto es que en el resto de Europa también preocupa y mucho el modo que tienen de calificar las tres grandes agencias calificadoras del mundo. Tanto es así que los propios altos cargos europeos comenzaron a pedir a las principales agencias que la documentación detallada que justificase su actividad ya que las previsiones a ciegas que hacían estaban causando graves daños a la economía de los diferentes países implicados.

Otra muestra de las equivocaciones que de vez en cuando cometen estas agencias de calificación la demostró Australia cuando decidió denunciar a Standart and Poors. Pues bien, el país logró demostrar por la vía judicial que la agencia había engañado a los inversores de 12 ciudades, lo que se tradujo en una pérdida de 28 millones de dólares.

Añade el primer comentario !

Escribe una respuesta