23 octubre, 2013
Escrito por José Ferrando

Tras superar los 17 billones de dólares en deuda pública, Estados Unidos es cada vez más sospechoso de incurrir en un impago. De hecho el pacto de la semana pasada en el Congreso acordó una fecha hasta la cual se ampliaba el techo de deuda (7 de febrero) pero no una cantidad máxima, por lo que el Gobierno ha aprovechado para emitir más deuda llegando así a esta cantidad histórica para el país norteamericano.

Diversos analistas internacionales ven en esta cantidad una muestra del camino a la insolvencia que sigue la economía estadounidense, ya que prevén que si EEUU sigue el mismo ritmo de gasto y endeudamiento de estos últimos meses, la deuda se habrá incrementado en 700.000 millones de dólares hasta la fecha marcada por el acuerdo del Capitolio.

Las consecuencias en los mercados mundiales no se han hecho esperar, ya que esta deriva económica del Presidente Barack Obama ha provocado que los inversores y las economías mundiales se comporten de manera diferente respecto a la que, de momento, es la primera economía mundial, así como su moneda, el dólar, que va camino de desaparecer como moneda franca mundial.

De hecho una pérdida de confianza en el dólar sería catastrófica ya que actualmente el 60% de las reservas mundiales son en esta moneda, y un intercambio masivo de dólar por otra moneda soportada por una economía más estable provocaría el desplome de los Estados Unidos de América.

Lo cierto es que los inversores ya se alejan del dólar y China, que recordemos tiene el 20% de las reservas mundiales de dólares, ya intercambia divisas con otros países para asegurarse liquidez pese a una eventual caída del precio del dólar.

zp8497586rq

Los comentarios no estn activados