26 enero, 2014
Escrito por José Ferrando

Aunque la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, aseguró en varias ocasiones que no se iban a realizar políticas devaluadoras del Peso argentino, entre el miércoles y el viernes la moneda registró una caída de más del 10%.

Jorge Capitanich, jefe de Gabinete del Gobierno argentino, aseguró en rueda de prensa que esa devaluación era producto de los movimientos de oferta y demanda del mercado, y que el Ejecutivo no tenía ninguna responsabilidad.

Sin embargo ha sido la mayor devaluación de la moneda de Argentina en 12 años, desde la época del ‘corralito’. El mercado negro de dólares del país, conocido como ‘el blue’ por los argentinos, disparó su tasa de cambio de divisas, que pasaba de los 8 pesos por dólar oficial a los 13 pesos por dólar blue.

La devaluación del peso provocó el miedo entre los inversores internacionales, desestabilizando las reuniones del viernes en el Foro de Davos, donde banqueros y responsables de fondos de inversión se volvían más sombríos a medida que las bolsas estadounidenses se desplomaban.

Ángel Gurría, Secretario General de la OCDE, declaraba: “Lo he repetido muchas veces: la salida de capitales siempre es mucho más rápida que la entrada y hay que estar preparados”.

Pero quienes más han perdido fruto de estas tensiones monetarias han sido las empresas instaladas en el país, que han perdido valor en bolsa y han arrastrado los índices bursátiles con ellas. Mapfre pierde un 5,95% de su valor, Telefónica un 4,55% y BBVA un 5,14%, mientras que el IBEX 35 se desplomaba un 3,64% en la sesión del viernes.

Capitanich anunció el martes que para evitar otra situación como la de hace una década, mañana lunes se levantará la prohibición de compra de divisas por parte de ahorradores particulares, a la vez que se reducirá de un 35% a un 20% el impuesto por la tasa de cambio.

Multitud de ahorradores se lanzarán en tropel a comprar dólares, de manera que, previsiblemente, la ingente oferta de pesos hará que mañana la moneda se desplome más aún. El Gobierno de la Casa Rosada tiene la intención de impedir así la escalada de la tasa de cambio Peso – Dólar blue.

En un país en el que la inflación ronda el 25%, la compra de divisas en el mercado negro es la única manera factible de ahorrar. Con la devaluación de la moneda de la semana pasada, se prevén ahora unos días convulsos para la economía argentina y todos los entes que mantengan relaciones económicas con el país.

Una mayor caída del peso afectaría muy negativamente al valor de todas las empresas con inversiones en Argentina. Entre esas empresas hay muchas españolas, por lo que se espera una semana de caídas para el IBEX 35 hasta que el derrumbe del peso se detenga.

Añade el primer comentario !

Escribe una respuesta