21 febrero, 2014

La evasión fiscal es uno de los grandes problemas que los países tienen y que necesitarían resolver cuanto antes, algo difícil si se tiene en cuenta que hasta las personas que forman parte de la cúpula del poder incurren en este tipo de prácticas. No obstante, y con el fin de luchar contra estas prácticas, desde la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, más conocido como OCDE, se ha pedido a los países del G20 que busquen una fórmula para acabar con la evasión fiscal de las multinacionales.

Así pues, desde el organismo denunciaron que las multinacionales dejaron de declarar billones de dólares, amparándose en las deficiencias del sistema fiscal internacional. “Claramente, la recaudación de los impuestos por los ingresos de las corporaciones no es el que debería porque las multinacionales utilizan las debilidades del sistema fiscal internacional”, aseguró el director del centro de la OCDE para la administración de política fiscal, Pascal Saint-Amans.

files

Al parecer, aunque ha sido imposible contabilizar la cantidad de dinero que puede circular bajo estas prácticas, Saint – Amans afirmó que solo a través de la capacidad inversora que tienen determinados paraísos fiscales como puedan ser las Islas Vírgenes ya uno se puede hacer una idea de las pérdidas de los beneficios que no pagan impuestos. “Las Islas Vírgenes británicas son uno de los cinco mayores inversores en Rusia y China, lo que da una idea del uso de los paraísos fiscales por motivos fiscales”, afirmó.

En cambio, lo que sí defendió es que un país pueda ofrecer impuestos más bajos con el fin de obtener inversiones pero, en ningún caso, usar mecanismos para evitar el pago de impuestos. “Es injusto. Las compañías locales no pueden hacer eso y eso no es bueno para la competencia. Por eso tenemos que poner fin a eso”.

Añade el primer comentario !

Escribe una respuesta