26 febrero, 2014
Escrito por Jaume Navarro

Durante el Debate sobre el Estado de la Nación, el presidente Mariano Rajoy lanzó dos posibles medidas que llevará a cabo el Gobierno.

Unas medidas que parecen seguir las vías marcadas semanas antes por la patronal CEOE, reducción de impuestos y cotizaciones sociales.

Las dos medidas que el presidente del Ejecutivo presentó como estrellas para la próxima legislatura son la exención del pago de IRPF de los trabajadores que ganen menos de 12.000 euros y la reducción de cotizaciones sociales de los empresarios para nuevos empleados a 100 euros.

Rajoy expuso sus propuestas sin especificar el impacto económico. La reducción del IRPF a contribuyentes con rentas inferiores a 12.000 euros afectará a 1,5 millones de trabajadores, según Hacienda.

En realidad esta rebaja no supone un cambio drástico en la recaudación del fisco, ya que los trabajadores que ganan menos de 11.162 euros no pagan IRPF, así que solo se verán beneficiados aquellos que tengan rentas entre 11.162 euros y 12.000 euros, un 3% de los trabajadores con ingresos inferiores a 12.000 euros.

Según el presidente, en la reforma fiscal, Hacienda elevará los mínimos personales y exentos, lo que supone un aumento de la parte de la renta que está libre de tributación por destinarse a cubrir necesidades básicas.

Los expertos prevén que la Agencia cambie la estructura del IRPF y reduzca los tramos, por lo que la medida puede ser neutralizada o empeorada.

De reducir los tramos, el IRPF se hará más regresivo, más injusto en términos económicos y la progresividad de esta medida se verá contrarrestada con la disminución.

En cuanto al pago de los 100 euros de cotización social por la contratación de nuevos empleados para los empresarios, no son en realidad 100 euros sino más bien 205 euros.

En la medida que lanzó ayer el presidente Rajoy solo tenía en cuenta la financiación de las contingencias comunes, que será de 100 euros, pero aquí solo entran las coberturas a las pensiones y las bajas de enfermedad de los trabajadores.

De lo que no habló Mariano Rajoy, según los expertos, es del coste de las prestaciones por desempleo para un contrato indefinido, la aportación al Fogasa y la formación profesional, que suponen al año unos 1.260 euros, 105 euros al mes, lo que sube la cotización de 100 euros a 205 euros.

Por el momento, la medida se ha presentado como una reducción a la cotización del empresario, pero Rajoy en su ejemplo incluyó la parte de cotización de ambos, por lo que el trabajador puede acabar viendo incrementada su cotización.

Este sábado se incluirán las medidas en el BOE y será el momento de analizarlas con más detenimiento.

Añade el primer comentario !

Escribe una respuesta