13 abril, 2014
Escrito por José Ferrando

Siim Kallas, Comisario de Transportes de la Unión Europea, ha anunciado recientemente la creación de un marco legislativo para fundamentar el desarrollo del negocio de los drones en los países de Europa.

La Unión Europea se lanza así a regular normativamente un mercado que, según palabras del propio comisario “será tan revulsivo para la aviación civil como los móviles los fueron en su día para la telefonía”.

En rueda de prensa, Kallas ha asegurado que en la UE se tiene un “cierto retraso” legislativo en materia de drones, ya que en otros países como Estados Unidos estas reglamentaciones ya hace tiempo que están en vigor.

La labor legislativa se basaría en torno a cuatro ejes fundamentales: la protección de datos, el orden público, la responsabilidad a terceros y la seguridad aérea de drones y vuelos comerciales.

El Departamento Europeo de Transportes se ha visto obligado a empezar la regulación debido al miedo entre los inversores del sector a una alta restricción legal, o incluso prohibiciones estatales en el uso de drones. La falta de marco legal estaría retrasando el desarrollo de una industria con un alto potencial y que podría cambiar para siempre el funcionamiento de las empresas de mensajería o el control del tráfico.

Desde Bruselas se ha establecido, de momento, un plan de trabajo para el bienio 2015 – 2016, plazo en el cual la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA) deberá fijar los estándares técnicos que deberán cumplir los drones para asegurar su fiabilidad y seguridad.

Según se apunta desde la Comisión Europea, paralelamente también se van a desarrollar toda una serie de directivas europeas que recogerán delitos tipificados en el uso de los drones, como puede ser su uso para fines delictivos como robos, espionaje, etc.

Según los cálculos de la Comisión, dentro de una década el mercado de los drones tendrá una cuota del 10% del mercado aeronáutico de la UE, alcanzando, según los datos más conservadores, facturaciones de 15.000 millones de euros anuales.

Kallas declaró que los usos de los drones podrían aportar una gran ventaja informativa para la Administración Pública ya que “los drones civiles pueden verificar el estado de carreteras o vías de ferrocarril, evaluar los daños de una inundación o fumigar un campo con exactitud milimétrica”.

Francia, Suecia y Reino Unido concentran en la actualidad la mitad de la cuota de mercado de producción de drones en Europa, y solo el país galo ya concentra más de la mitad de licencias emitidas para pilotar drones desde tierra.

Añade el primer comentario !

Escribe una respuesta