17 marzo, 2014
Escrito por José Ferrando

El borrador de reforma fiscal presentado la semana pasada por el comité de catedráticos designado por el Ministerio de Hacienda ha centrado uno de los puntos de recaudación de impuestos en la vivienda habitual.

En el informe se detalla como, en el apartado de ingresos patrimoniales, la vivienda reduciría progresivamente su deducción por inversión para, en un plazo de 10 años, desaparecer por completo.

Estas medidas solo seguirían en marcha durante más tiempo para aquellas hipotecas o casas ya compradas en el momento de una hipotética puesta en marcha de la propuesta.

Con un censo de 38 millones de viviendas en España, el fin de la deducción del impuesto por vivienda habitual supondría un incremento de la financiación en los presupuestos a través de la partida patrimonial. Hasta ahora, este impuesto solo se pagaba por la segunda vivienda y sucesivas, y consiste en un 1,1% del valor escriturado.

Además, el importe pasaría de estar integrado en la Base Imponible General (cuyo tramo más alto de pago llega al 52%) para estar imputado en la Tarifa del Ahorro, cuyo tramo límite es del 27%. Esto supone, de facto, un favorecimiento a las rentas más elevadas, mientras que las rentas bajas apenas notarían la diferencia.

Sin embargo, el pasado viernes, la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría aseguró en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que esta medida no entra en los planes del Gobierno.

Santamaría recordó que la propuesta de este comité de expertos es “un borrador”, y que el estudio no es el proyecto del ejecutivo, aunque “se analizarán todas las propuestas entregadas“.

La Vicepresidenta del Gobierno declaró que el proyecto se realizará durante estos meses a partir del borrador, para intentar llevar el proyecto de ley al parlamento antes de verano. Sáenz de Santamaría aseguró además que la reforma del Gobierno iría en una línea equitativa mediante “una bajada de impuestos profunda para las rentas menos elevadas“.

Por último, otras propuestas del comité de catedráticos respecto al patrimonio apuntan hacia una rebaja del Impuesto de Sucesiones a tramos entre el 4% y el 10%, así como la supresión del Impuesto de Patrimonio, medidas todas ellas favorecedoras de las rentas más elevadas.

Añade el primer comentario !

Escribe una respuesta