20 noviembre, 2013
Escrito por José Ferrando

Durante el s. XX el inglés se ha impuesto como la lingua franca de los negocios alrededor de todo el mundo, pero ahora que empieza a verse en entredicho el dominio económico mundial de los Estados Unidos, este idioma está perdiendo atractivo para los empresarios.

Con la deriva hacia una distribución multipolar del poder económico, la polivalencia lingüística se está instalando también en el mundo de los negocios, que exige a los altos cargos de las empresas el dominio de varias lenguas, ¿pero cuáles son estas lenguas?

1. Portugués
La tendencia de los europeos a pensar que el portugués solo es el idioma de Portugal nos hace olvidar a los casi 200 millones de brasileños que lo hablan. Brasil es el país más grande de América del Sur y posee infinidad de recursos naturales gracias a la selva amazónica, lo que le ha permitido “independizar” su economía de la estado-unidense y la europea.

Pero la sexta economía global es además un gran centro manufacturero que exporta muchísima más producción de la que debe importar. Además es el país de los BRICS con un mayor desarrollo democrático y cuenta con la economía más inclusiva de este grupo de países emergentes.

2. Ruso
Según datos del Banco Mundial, Rusia es la quinta potencia económica del mundo y la primera economía europea. Forma parte de los BRICS, y aunque la corruptela política y la falta de libertad campan a sus anchas en la Federación Rusa, sus grandes reservas de materias primas y su próximo acceso a recursos que hasta ahora estaban enterrados bajo la banquisa de hielo ártico le garantizan un papel preponderante en el futuro de la economía mundial.

3. Chino
Aunque el gigante asiático tiene una importante dependencia energética exterior, la economía china ha crecido con tasas del 7 y el 10% desde hace dos décadas. Los bajos costes salariales en el país han hecho a sus empresas de las más competitivas a nivel de costes laborales de todo el mundo, mientras que la fuerte diversificación de los inversores del país han creado que China haya extendido sus redes a multitud de países de África y América Latina, donde cuenta ya con importantes contingentes de intereses.

4. Castellano
Aunque la economía española está en sus horas más bajas desde el inicio de la democracia, los países de América Latina tienen recursos, mano de obra y potencial industrial más que de sobra, que solo espera el momento para estallar y establecerse en el mercado mundial. El castellano es la segunda lengua materna del mundo, detrás del chino pero mucho más extendida que este. Chile y Argentina comienzan a salir poco a poco de los ciclos dictatoriales del s. XX y su economía empieza a expandirse al ritmo de la mexicana, que goza además de la cercanía a los EEUU como motor de desarrollo.

5. Árabe
La mayoría de los países de la OPEP utilizan el árabe, y es la lengua de muchos estados emergentes en Oriente Próximo. Aunque, todo sea dicho, la moda del árabe en el mundo de los negocios parece temporal, ya que aparte de Gas Natural y Petróleo estos países son casi desérticos y si no desarrollan otro tipo de industria sus economías se hundirán en el momento en el que se agoten las reservas mundiales de petróleo.

Los comentarios no estn activados