2 diciembre, 2013
Escrito por Jaume Navarro

La Unión de Asociaciones de Trabajadores Autónomos y Emprendedores (UATAE) ha realizado un estudio sobre las diferencias en los tipos de interés que pagan las pymes y autónomos en contraposición con las grandes empresas. Esta diferencia ha ido creciendo desde el inicio de la crisis debido en gran parte a la restricción del crédito, pero sobre todo a la fusión de los bancos que ha llevado a la pérdida de poder de negociación de las pequeñas empresas y autónomos.

Al comienzo de la crisis la diferencia del pago de intereses era del 15%, mientras que en estos momentos llega al 116%, con lo que las pymes y autónomos pagan más del doble de intereses por sus préstamos que las grandes empresas. Tras esta ventaja las pymes y autónomos juegan en el mercado en desigualdad de condiciones, ya que tienen que soportar una restricción frontal de acceso al crédito, además del pago de más intereses.

El informe de la UATAE revela que los intereses afrontados en septiembre para créditos por valor de más de un millón de euros, cantidad que piden las grandes empresas, eran del 2,5%. Mientras que los préstamos inferiores al millón de euros, que son los que piden las pymes y autónomos, exigen un interés del 5,39%.

Comparando las actuales cifras de rendimiento frente a las pagadas en diciembre de 2007, cuando los préstamos por encima del millón de euros pagaban un 5,5% de intereses, mientras que los créditos inferiores al millón pagaban un 6,32%.

Tanto para pymes y autónomos como para grandes empresas los intereses de los préstamos se han reducido, pero esta reducción ha sido muy diferenciada.

Las pymes y autónomos han pasado de pagar un 6,32% en 2007 a un 5,39%, que representa una bajada del 17,25%. Sin embargo este descenso se magnifica cuando se contabiliza la caída de los pagos de intereses por parte de las grandes empresas que pasan de pagar un 5,50% en 2007 a un 2,5% en la actualidad, lo que supone un descenso de los intereses del 120%.

La secretaria general de UATAE María José Landaburu ha declarado que “durante la crisis se ha producido un claro fenómeno de exclusión financiera para muchos autónomos y pequeñas empresas, ya que los bancos además de reducir considerablemente el crédito han producido grandes diferencias en el tipo de interés con un claro perjuicio para los más débiles, los autónomos y las pequeñas empresas”.

Landaburu también ha valorado una posible salida cercana de la crisis económica que ha valorado como “difícil de imaginar, si no hay una mejora considerable del crédito a las pequeñas empresas y a los autónomos”.

Y es que a partir del surgimiento de la crisis económica la diferencia en el pago de intereses no ha dejado de aumentar. Diferencia que en diciembre de 2011 ya era del 54% y que en menos de dos años se ha elevado un 115%.

Los comentarios no estn activados