28 febrero, 2014

En los últimos tiempos mucho se ha hablado del uso del cigarrillo electrónico así como cuestionado su eficacia y sus efectos o consecuencias para la salud. Pues bien, en medio de las últimas noticias que aseguraban que los cigarrillos electrónicos eran tan nocivos como los tradicionales ahora llega la aprobación de la llamada Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios.

Pues bien, por medio de esta ley se regulará tanto el uso como la publicidad de los cigarrillos electrónicos ya que se trata de un producto que libera nicotina, por lo que tiene también un efecto nocivo para la salud. Así pues esta ley ha sido aprobada gracias al pleno apoyo del PP ya que el resto de partidos se han decantado o bien por la abstención, como en el caso de UPyD, o bien por votar en contra como ha sido el caso del resto de grupos.

Así pues con esta normativa sobre la mesa queda prohibido el uso de cigarrillos electrónicos en diversos lugares como puedan ser los centros de las administraciones públicas así como las entidades de derecho público. Pero no serán los únicos lugares en los que queden prohibidos estos cigarrillos tan de moda, también lo estarán en los centros sanitarios, además de en los espacios al aire libre o cubiertos que se encuentren dentro de recintos.

cigarrillo

En la misma línea, también se prohibirá el uso de este tipo de cigarrillos en los centros públicos “salvo en los de centros universitarios y de los exclusivamente dedicados a la formación de adultos, siempre que no sean accesos inmediatos a los edificios y aceras circundantes”, según aparece en la resolución. Las zonas de aire libre infantiles o destinadas a los niños tampoco serán lugares en los que vapear estos cigarrillos ya que estará prohibido.

Una restricción que también afectará al transporte público, de tal modo que el uso de los cigarrillos electrónicos estará prohibido en cualquier vehículo de transporte público urbano e interurbano, además de en los transportes ferroviarios, marítimos y aéreos. En definitiva, unas restricciones muy similares o casi iguales a las que hay con los cigarrillos tradicionales.

Añade el primer comentario !

Escribe una respuesta