9 septiembre, 2014
Escrito por Arturo Micó

Con el tiempo cada vez hay en el mercado más smartphones resistentes al agua e incluso los que tienen la capacidad de sumergirse, pero la realidad es que muchos otros tantos siguen siendo vulnerables a las salpicaduras y humedades, y bien es sabido que cuando un teléfono se moja uno ya puede decirle adiós a la garantía, ya que estas no cubren daños por líquidos.

Ahora bien, que tu móvil se moje no es señal de que esté estropeado. Cuando esto ocurra muy probablemente se apague. Si esto sucede, en ningún caso hay que tratar de volver a encenderlo, ya que lo que facilitarás es, que si hay algún componente dañado, se produzca un cortocircuito y el daño sea irreparable. En estos casos lo primero que hay que hacer siempre es, en primer lugar, retirar la batería -siempre y cuando el terminal lo permita-, a continuación ir retirando uno a uno todos aquellos componentes extraíbles que tenga el teléfono, como las tarjetas de memoria y procurar dejar todas las ranuras abiertas.

smartphone-mojado

Tras esto se pueden aplicar dos fórmulas bastante eficaces para salvar la vida de tu smartphone.

Hecho esto debes proceder a secar tu terminal con un paño, nada de secadores ni papel, y a continuación introducir cada componente que hayas extraído de tu teléfono en diversos cuencos rellenos con arroz. Sí, no es una leyenda urbana, debido a la capacidad de absorción de este cereal, entre ocho y cuarenta ocho horas bastará para que la humedad desaparezca.

La otra opción es introducir en bolsas, junto a una bolsa anti-humedad, los componentes del teléfono. Quizá no es un método tan eficaz como el del arroz pero también hay muchas garantías de que puedas salvar la vida a tu terminal.

Por último, si es con agua de mar con lo que se moja tu móvil ten en cuenta la acción corrosiva que produce la sal, por lo tanto, antes de proceder a los pasos anteriores es recomendable enjuagarlo con agua tibia.

Añade el primer comentario !

Escribe una respuesta