3 febrero, 2014
Escrito por Jaume Navarro

El crecimiento del parqué madrileño en 2013 del 21% no está reflejando la realidad de la economía española que se contrajo un 1,2%, pero sí ha conseguido aumentar el patrimonio bursátil de las élites económicas españolas.

Las participaciones de las grandes fortunas han cotizado al alza, generando unos incrementos bursátiles de 7.000 millones de euros. Esto hace visible el último informe de Oxfam Intermón en el que denunciaban que 20 personas en España generasen los mismos ingresos que 10 millones de personas.

La distribución de los incrementos se la reparte en gran medida, el español más rico, Amancio Ortega. Su patrimonio ha crecido en más de 3.300 millones de euros. Tan solo con sus participaciones en Inditex acumula un patrimonio de 44.000 millones de euros.

Las hermanas Koplowitz han visto como sus participaciones en Acerinox, FCC, Cementos Portland y Realia han crecido en 474 millones. El principal banquero del país, Emilio Botín, también ha mejorado el patrimonio que tiene declarado.

Juan Miguel Villar Mir, uno de los principales constructores del país e investigado por sus conexiones con la financiación ilegal del PP, ha incrementado su patrimonio en 877 millones de euros.

1315132196524RICOSBIG

Otra familia también dedicada a la construcción, Del Pino Calvo Sotelo, ha incrementado su patrimonio en 631 millones de euros.

También aparece entre los beneficiarios del crecimiento bursátil el dueño de los laboratorios Grifols, Víctor Grifols, quien declaraba en 2012 que dejaba de declarar en España y que ha incrementado el valor de sus participaciones en el Ibex español en 105 millones.

Puerta giratoria

El Ibex no solo es destacable por el poder económico que ostenta y que no refleja la economía real, sino también por el poder político y sus influencias en los órganos de Gobierno, como en el caso de los dos ex presidentes del Gobierno, Felipe González y José María Aznar, quienes pertenecen a consejos de administración de las principales eléctricas.

Pero el conglomerado de políticos que se sientan en despachos de las grandes empresas también incluye al jefe de los empresarios de la CEOE, Juan Rosell, con un asiento en CaixaBank, exministros de Aznar como Isabel Tocino, Abel Matutes o Ángel Acebes en la dirección de Iberdrola, son algunos de los ejemplos de la puerta giratoria entre las grandes multinacionales y los poderes públicos.

Añade el primer comentario !

Escribe una respuesta