16 diciembre, 2013
Escrito por Jaume Navarro

Las sociedades sicav son fondos de inversión que tributan al 1% y que aglutinan a los inversores más ricos. Las grandes fortunas utilizan frecuentemente estas sociedades colectivas que se mueven sin control por Hacienda.

La riqueza invertida en las sicav a lo largo del último año ha aumentado un 13,2% coincidiendo con el final de la amnistía fiscal, una regulación que tan solo logró recaudar el 3% del fraude previsto.

Tras un 2012 donde la fuga de capitales superó los 240.000 millones de euros, se contabiliza un crecimiento de cerca de 27.000 millones de euros dentro del patrimonio inyectado en estos fondos de inversión.

La amnistía fiscal lejos de aflorar el dinero dispuesto en el extranjero, lo ha encaminado a estas sociedades de tributación casi inexistente.

No solo se ha creado un aumento del depósito en las sicav, sino que se recurre cada más a su creación para evitar al fisco, según los datos que ofrecen Bolsas y Mercados Españoles (BME), durante este 2013 se han constituido más de 116 sicav, de un total de 2.996 sicav.

Sicav más baratas en España

El atractivo de las sicav, viene por su inexistente pago a Hacienda y sus bajos costes de constitución, incluso por debajo de lo que pueda costar en un paraíso fiscal como Luxemburgo.

España cada vez más injusta

Mientras los salarios se desploman en el último año un 6% y más del 28% de la población española se encuentra bajo el umbral de pobreza o riesgo de exclusión; el número de ricos en España aumenta un 13% en el último año y el sueldo de los consejeros del Ibex aumentó de media un 7,6% en 2012.

¿Qué son las sicav?

Las sicav son fondos de inversión que tributan al 1%. Los requisitos para formar una sicav es tener invertidos en ella más de 2,4 millones de euros, por lo que no todos los españoles pueden formarla y tener más de 100 accionistas.

Aquí es donde se crea el engaño, ya que no quiere decir que cada inversor se una a 100 accionistas más, sino que esta gran fortuna solo necesita 99 firmantes más para que su dinero tribute al 1% y no al 30% que es el Impuesto de Sociedades. Estos accionistas son en su mayor caso familiares, o accionistas artificiales, que simplemente tienen que añadir su firma al papel.

Añade el primer comentario !

Escribe una respuesta