4 febrero, 2014
Escrito por José Ferrando

Desde la primera reforma laboral realizada por el Ministerio de Trabajo en 2012, y tras los cambios introducidos en la posterior reforma de 2013, las encuestas puestas en marcha por el Club de Excelencia en Sostenibilidad, la Fundación Sagardoy y Adecco, estiman que los salarios en España han descendido de media un 10%.

Según los datos de las encuestas, realizadas a más de 200 empresas de más de 50 empleados, los salarios altos son los que menos se han modificado, llegando en algunos casos incluso a incrementarse, sobre todo en el caso de directivos y altos ejecutivos de multinacionales y grandes empresas.

Los salarios de los puestos de trabajo con baja cualificación o en empresas cuya producción tiene un bajo valor añadido son los que han registrado caídas más acusadas.

Por lo que respecta a los despidos, la reforma laboral de 2013 ha facilitado su flexibilización y ha mejorado las condiciones de indemnización para el empleador. Ahora, en despidos colectivos y procedentes se suele pagar de media 26 días por mes trabajado hasta un máximo de entre 10 y 14 mensualidades, en los casos más beneficiosos para los trabajadores.

Estos datos son sin embargo positivos, ya que aunque la legislación laboral anterior obligaba a pagar 33 días por mes trabajado y las mensualidades eran mayores, los 26 días de media que se indemnizan en la actualidad son superiores al mínimo establecido en la actual ley, que contempla 20 días de indemnización por cada mes trabajado. Una vez más, la desviación de los datos es enorme según el sector productivo de la empresa y la cualificación de los empleados despedidos.

Paralelamente a este descenso de salarios e incremento de los despidos, que han revertido en la destrucción de puestos de trabajo que señalan las encuestas trimestrales del Instituto Nacional de Estadística, se ha incrementado la contratación a tiempo parcial. Esto significa que los ajustes de plantilla actualmente se producen mediante una combinación de despido de trabajadores indefinidos a tiempo completo para flexibilizar la mano de obra y hacer nuevas contrataciones temporales y a tiempo parcial.

Jesús Mercader, director de Relaciones Laborales de la Fundación Sagardoy, se ha mostrado positivo respecto a la evolución de la contratación en el país, asegurando que se ha producido “una reducción en el número de empresas que no han realizado ningún ajuste en su plantilla o en las condiciones de trabajo”, concretamente descendiendo su número de un 28% a un 23,8%.

Sin embargo, el número de empresas que realizan reajustes de plantilla con motivo de la crisis aún está lejos de haber tocado suelo, y pese a las afirmaciones de crecimiento económico hechas desde fuentes gubernamentales, en 2014 se seguirán destruyendo puestos de trabajo y se seguirá sin crear empleo.

A pesar de ello, puede que se caiga en la trampa estadística de la disminución del paro, fruto no de la incorporación de personas al mercado laboral, sino de salida del mismo de aquellas personas que en vez de ser despedidas son prejubiladas, o que no salen del paro porque o bien dejan de buscarlo activamente o bien se acogen a jubilaciones anticipadas.

Añade el primer comentario !

Escribe una respuesta