29 enero, 2014
Escrito por Jaume Navarro

Desde el 1 de enero de este año los trabajadores que hayan sufrido un expediente de regulación de empleo no podrán percibir las prestaciones de paro después de terminar su expediente.

En 2012 y 2013, las cifras de trabajadores que exigían la prestación por desempleo después de haber sufrido un ERE temporal o una suspensión su jornada eran de más de 550.000 personas.

Hasta que la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez ha decidido no prorrogar esta reposición, los trabajadores que terminaban el proceso de ERE temporal o suspensión de jornada recuperaban íntegramente su paro.

Las empresas mandaban unas semanas o meses a sus trabajadores a casa para ahorrarse los costes laborales y cobraban desempleo.

Lo mismo que ocurre en la reducción de la jornada, en la que los trabajadores cobraban la parte proporcional de su jornada de su prestación de paro.

En el momento en que la empresa extinguía los expedientes, los trabajadores reponían sus prestaciones de desempleo, de forma que si finalmente eran despedidos, los trabajadores percibían su prestación sin descontar los que habían percibido durante el expediente.

Pero todo esto cambia después de que el Gobierno decidiese no prorrogar la medida antes del 31 de diciembre de 2013.

Los sindicatos han pedido a la ministra que prorrogue la medida para “favorecer la utilización de iniciativas de flexibilidad interna de regulación temporal en las empresas ante supuestos de reestructuración empresarial como alternativa a la destrucción de empleo”.

La reforma laboral duplica el número de ERE

Durante los 21 meses desde la entrada en vigor de la reforma laboral aprobada por el PP, se han realizados un número de expedientes de regulación de empleo similares a la suma de los primeros cuatro años de la crisis.

Desde la entrada en vigor de la reforma laboral se han realizado expedientes que han afectado alrededor de 800.000 trabajadores, según los datos ofrecidos por el Ministerio de Empleo.

Las suspensiones y reducciones de jornada desde febrero de 2012 son alrededor de 500.000, afectando a 162.000 trabajadores, frente a las 997.000 de los cuatro primeros años de crisis que afectaban a 122.000 trabajadores.

El FMI pide a los jueces que tengan “manga ancha con los despidos”

El FMI a través de su directora, Christine Lagarde, ha pedido a la Justicia española que no haga “una interpretación tan restrictiva” de las leyes a la hora de los despidos, para que surja efecto la reforma laboral del Gobierno.

Añade el primer comentario !

Escribe una respuesta