19 diciembre, 2013
Escrito por Jaume Navarro

El Gobierno aprobaba el año pasado una medida que ha entrado en vigor este 2013 y que por primera vez afecta a la lotería de Navidad.

Todos los premios superiores a 2.500 euros deberán tributar en Hacienda con una retención del 20%. Por lo tanto aquellos agraciados a los que les toque el Gordo de la Navidad, no podrán hacer cuentas con cerca de 80.000 de los 400.000 que representa el premio.

En los Presupuestos Generales del Estado de 2013 aparece reflejada esta medida que afecta a todos los premios entregados por Loterías y Apuestas del Estado.

La previsión de la recaudación asciende a 824 millones de euros para 2013, pero será imposible alcanzar esta cifra ya que hasta octubre Hacienda había ingresado 207 millones de euros.

Sin embargo, las previsiones de los técnicos de Hacienda son llegar a los 700 millones de euros, según ha declarado José María Mollinedo, secretario del sindicato de técnicos de Hacienda, Gestha.

Los impuestos se gravan en el momento de cobro

Por lo tanto todos los premiados por encima de 2.500 euros no pueden hacer sus planes con el total del montante, ya que en el momento del cobro les será restado el importe de la retención.

Todos los premios que sobrepasen los 2.500 euros tienen un gravamen del 20%, así que no deberán presentar ninguna autoliquidación en su IRPF.

En el Impuesto de Sociedades sí

Sin embargo para aquellos contribuyentes que soporten el Impuesto de Sociedades, lo deben incluir como una retención o ingreso soportado más.

Comunicar a Hacienda del reparto del premio

Si el premio se reparte entre familiares o amigos, es necesario que se comunique a la Agencia Tributario de tal reparto, para que no se considere una donación y se cargue como impuesto de Sucesiones y Donaciones.

Por lo que se aconseja cobrar el premio a través de una entidad bancaria y que sea el banco el que identifique a todos los afortunados entre los que se reparte el premio.

Añade el primer comentario !

Escribe una respuesta